• Conversemos

  •  

¿Por qué todas quieren ser blogueras?

La moda está presente en todo. De eso no hay duda. Cuando nos vestimos por la mañana, hacemos una declaratoria: nuestra ropa dice quién decidimos ser ese día.

Este blog es sobre género y por eso me pareció súper importante hablar de la moda, aprovechando mi visita a Colombiamoda 2017.

A veces, elegimos la ropa por estado de ánimo, por ocasión o por clima. Sin embargo, con la irrupción de la tecnología y con la llegada de las tiendas de fast fashion, como Zara, Mango o Forever 21, tenemos mucho más acceso a las tendencia de diseño de moda que rigen en todo el mundo. Y que, además, ahora ofrecen temporadas más volátiles, cambios radicales y un consumo excesivo del sistema moda, para no quedarse atrás en las tendencias.

Esta cantidad de información puede llegar a abrumar y es allí donde entra el fenómeno de las blogueras de moda. Son mujeres (y hombres, pero para el tema solo hablo de las mujeres) que narran la moda a través de su imagen personal, y que se han posicionado como intérpretes o seguidoras de la moda.

Con las redes sociales, es imposible no haberse topado con alguna bloguera de estilo personal. Si leen esto, probablemente ya siguen a varias. Instagram, por su facilidad para dar una estética agradable a las fotografías, el uso de hashtags y su forma concentrada de desplegar la información es una de las plataformas en las que las bloggers viven.

Pero, ¿por qué resulta tan atractivo y aspiracional?

Este fenómeno ya lleva más de 10 años entre nosotros. Cuando el fenómeno surge, con un interesante antecedente en el plataforma Flickr, se comienzan a posicionar mujeres jóvenes y audaces que revolucionaron el mundo con una democratización de la moda, en la que queda claro que ya no son las instituciones altas e inalcanzables las que dictan qué está de moda. Además, en sus inicios las blogueras combinaron marcas de alta gama como Hermés o Chanel, con prendas que ellas mismas diseñaban o compraban en las tiendas de gamas más bajas. Esto era transgresor en aquellos años y hoy nos parece completamente normal.

Así que sí, las blogueras del inicio fueron contra corriente y transgresoras.

Una de las razones por las que la gente quiere ser bloguera es para crear algo nuevo. Generar tendencias que otros sigan.

Durante la feria más importante de Latinoamérica en lo que a moda y estilo de refiere, Colombiamoda 2017, se dedicó un espacio para hablar de este tema con la periodista de moda Vanessa Rosales y el diseñador colombiano- ganador de Project Runway Latinoamérica 2010- Jorge Duque.

Ambos discutieron este fenómeno de las bloggers, que por supuesto inundaron la feria con sus estilos particulares, sus coberturas en redes sociales, con sus selfies y incluso, con su séquito de fotógrafos personales.

Han cobrado tanta importancia, que se sientan en las primeras filas de los desfiles, son invitadas a exclusivos eventos de marcas y tienen accesos privilegiados al diseño.

¿Son las blogueras anti-feministas?

No. Al menos no lo son en la intención inicial de ser bloguera. Por primera vez en la historia de la humanidad, las mujeres dejaron de tener temor a representarse visualmente en su vida cotidiana.

En la historia del cine y de la fotografía y la pintura, las mujeres siempre fuimos creadas desde la mirada masculina. Así que el hecho de que por fin las mujeres toman control de su propia imagen a través de la auto gestión digital no es poco revolucionario.

Esto, sin dejar de lado que con el tiempo, el siempre voraz y apetitoso sistema de la moda, ha comenzado a utilizar el fenómeno de las blogueras para hacer lo que hacen todos los que producen moda: vender.

Ahora, las blogueras son grandes ejes publicitarios para las marcas. Pero es muy interesante ver una ambivalencia de la feminidad actual a través de las blogueras. Por un lado, democratizan la moda y por otro lado representan una noción de que el gran eje de la identidad femenina es la apariencia, el cambio de ropas y el ser un objeto ornamental que posa y se toma fotos cercanas a la perfección.

Sin embargo, hay que reconocer que no es un fenómeno blanco y negro y tiene sus matices, por lo que no es necesariamente anti feminista, como muchos lo calificarían.

Antes, las mujeres de algunas sociedades debían aprender a coser. Era incluso una materia exclusivamente femenina dentro de los sistemas educativos. Podríamos verlo como una imposición del sistema machista y patriarcal - ¡porque lo es! - pero también podríamos ver qué de positivo se le puede sacar. El hecho de saber coser, de alguna manera empoderar a las mujeres para crear prendas en su hogar y para tener el conocimiento de la calidad de los materiales. Eso, comenzó a deshacer de alguna manera la fuerza de la alta costura.

Hoy no es tan común que las mujeres sepan coser y esto puede deberse a una liberación femenina. Pero también es una forma de fomento al consumismo pues ya no existe reconocimiento de la calidad del material y, con el acceso al fast fashion, se consume no solo ropa de mala calidad, sino también hecha en condiciones infrahumanas en las que, posiblemente, la mayoría de las trabajadoras son mujeres.

En ese punto, considero que lo poco feminista no son las blogueras, sino el sistema de consumo.

¿Son la moda y el feminismo compatibles?

Yo pienso que sí. Todo depende de cómo se interprete la moda y el blogging de moda.

Una bloguera responsable con los derechos humanos se preocupará no solo por su imagen, sino también por las condiciones en las que fueron hechas las prendas que construyen esa imagen que ella proyecta. Quienes la siguen, posiblemente también.

Poder influir

Las blogueras pueden ser un excelente referente para entender cómo llevamos, entendemos y consumimos la moda actualmente los seres humanos.

A través de la imagen, se otorga el poder de influir en los seguidores, involucrarlos en la conversación y decirles qué deben comprar.

Es precísamente esa simpatía que las blogueras irradian lo que da una sensación de cercanía y es este el punto que las grande compañías tanto ansían.

Es precisamente eso lo que se debería aprovechar no solo para vender, sino para destacar marcas responsables y para ser una imagen de la causa feminista, de derechos iguales para todos, hombres y mujeres.

Les dejo algunos ejemplos de blogueras de moda que se han atrevido a incorporar la lucha feminista en sus contenidos:

Leandra Medine

Isable Hendrix

Jarae L. Holieway

no play⛓👄✨shot by @yvettepet in @joni_margaux

A post shared by J A R A É .L. H O L I E W A Y (@blacmagic_woman) on Jul 26, 2017 at 8:09am PDT

Hobbes Ginsberg

Jonnaray Ramirez

‼️❤‼️❤ // 📸: @asthesunsets

A post shared by Jonnaray Ramirez ✨ (@jonnarayofsunshine) on Jun 29, 2017 at 4:28pm PDT

¿Ustedes que piensan? ¿Ser bloguera es ser anti - feminista? ¿Y ser seguidora de la moda lo es?

PUBLICADO: 27 de Julio, 2017 AUTOR:

Fuera de contorno

Por Cristina Mora Jiliuta

Un blog que se sale de las líneas para opinar sobre género y derechos humanos. En este espacio, las fronteras de lo informativo están desdibujadas y opinamos sin límites y de manera analítica, sobre los derechos de las mujeres y la falta de ellos.  Procuraremos también salir del contorno geográfico y visitar a mujeres que viven en territorios remotos y tengan historias de éxito que deseen compartir.