Si en el 2017 no sabés que es un spinner, no sos nadie. Si en el 2017 no has bailado Despacito al menos 3 veces es una noche, no has salido de tu casa. Si en el 2017 no te has tomado un té de cúrcuma, vas a llegar inflamado y menos sano al 2018.

Luego del reinado del kale en todos los batidos verdes o de la coliflor convertida en harina, alitas o demás intentos veganos por hacerla algo memorable, llegó el momento de la cúrcuma como alimento del año. Este, además, está lleno de beneficios para el organismo.

Voy a ponerme, por unas cuatro líneas, muy teórica:

La Curcuma longa es parte de la familia Zingiberaceae originaria del sudeste asiático, La India pues. Es pariente del jengibre pero caracterizada por su color amarillo capaz de mancharlo todo y sin un sabor muy marcado. Su ingrediente activo es la curcumina (diferuloilmetano) que le confiere su color amarillo y gran parte de sus beneficios.

Ahora sí: la cúrcuma se compra en polvo en el supermercado o fresca, principalmente en los mercados o tiendas de productos naturales. Además de ser un gran antiinflamatorio, tiene otros usos:

-Previene el crecimiento de las células cancerígenas

-Fortalece el sistema inmunológico

-Mejora la digestión en personas con gastritis o falta de apetito

-Protege el hígado. Se recomienda para pacientes con cirrosis o piedras en la vesícula

-Ayuda a reducir el colesterol en la sangre

-Estimula el sistema nervioso y mejora el ánimo

¿Cómo se come?

-Lo más cruda posible. Al someterse al calor, puede perder hasta el 80% de sus beneficios.

-En té: con jengibre y limón sabe rico y refresca el estómago.

-En el arroz: se puede agregar una cucharada de cúrcuma en polvo al arroz para que tenga ese colorcito amarillo sin la grasa del achiote de toda la vida.

-En curry: hagan todo lo posible cosas al curry, además de que es deliciosa esta mezcla tiene cúrcuma entre sus principales ingredientes.

-La cúrcuma fresca se puede agregar el salsas o guisos de pollo o pescado.

-En leche dorada: ojo la receta acá.

¿Cómo se pone?

PUBLICIDAD

Una especie antiinflamatoria y previene la acciones de radicales libres (causantes del envejecimiento) es, por lo tanto, magia sobre la cara. Ojo a esta mascarilla:

  • 1 cucharadita de miel
  • 1 cucharadita de cúrcuma
  • 1 cucharadita de yogur natural
Más fácil imposible: ponerse una camisa que pueda mancharse. Mezclar los ingredientes, lavar la vara, aplicarla, dejarla 15 minutos y lavar bien la cara.

Es perfecta para pieles con cicatrices o acné. El complemento ideal es, después de lavarse la cara, aplicar una capa de gel de sábila y dejarla toda la noche.

Fuente:

Curcuma longa and curcumin: a review article del Romanian Journal of Biology, Anti-inflammatory Properties of Curcumin, a Major Constituent of Curcuma longa: A Review of Preclinical and Clinical Research en la revista Alternative Medicine Review y Efectos farmacológicos y nutricionales de los extractos de Curcuma longa L. y de los cucuminoides de la revista Ars Pharmaceutica, de la Universidad de Granada.

Etiquetado como:
  • curcuma
  • superfoods
  • alimentos de moda
  • tendencias
  • leche dorada