Cuando estaba en el colegio, allá por el 2004, que una persona declarara su amor por el reggaetón vendría a ser la peor carta de presentación. Era como anunciar que uno creía que Confucio había intentado la confusión o que un diputado cristiano iba a promover proyectos de ley sobre derechos humanos en Costa Rica.

Varios años después, estoy acá, en un viernes tranquilo oyendo J Balvin y tarareando el Que necesidad es la que tienes / Para seducirme otra vez / Besarme otra vez.

Me parece que el reggeatón ya no es un crimen social (puede que siga siendo un crimen musical pero este no es el tema de hoy). En parte porque, aceptemoslo, ha cambiado y ahora hasta tiene más de dos oraciones en una letra. A mí me agradan ciertas canciones en la que el "cantautor" ¿? admite que siente dolor de amor -¿entienden? un hombre que SIENTE y por AMOR- o reconoce el deseo sexual y la libertad de la mujer (Tú eres libre así que vuela mami).

Sí, está bien, en estas canciones todo es sexo y la visión de las relaciones amorosas es enfermísima pero eso no es nada que no hayamos visto antes en cantantes "laureados" como Joaquín Sabina. (Lo que yo quiero, corazón cobarde, es que mueras por mí. Y morirme contigo si te matas).

Por otro lado, ya van varias canciones de reggaetón que se han convertido en el hit del momento des-pa-ci-to o en cuestión de días en Spotify. Además, son muchos los cantantes de pop y otros géneros que meten ritmos latinos en su intento de no morir en la escena del espectáculo.

Ya, habiendo señalado las razones por las que yo me vi obligada a escuchar muchas canciones para este texto -ajá, lo juro-, hay que reconocer que el reggaetón está de moda y palabras como J Balvin, Farruko o Maluma son más que divertidos nombres para mascota.

En medio de todo eso, de las redes sociales me encontré una de las mejores y más divertidas ideas para arruinarle el argumento a muchos haters de este género: Reggaetón o poema. Es una página de Instagram con una idea repetitiva que no deja de gustarme: un reggaetonero recita, con toda la solemnidad del caso, una canción o un poema. La respuesta está abajo, en el caption o descripción de la canción.

Una frase como "Ustedes cuando aman calculan interés y cuando se desaman calculan otra vez", ¿será horroroso reggaetón de ese con el que nos sangran los oídos o un poema de un autor famoso?

Etiquetado como:
  • la percha
  • el reggaetón