• Conversemos

  •  

MODULE:PERAdvertisementEspecialLoadMO

En el 2015, deseo más modelos talla M

En el 2014 se puso de moda andar en buzo y vestirse como personaje de Friends. Lo bautizamos normcore. En el 2014 la Internet se dejó romper por los traseros grandes. Lo rebautizamos Kim Kardashian. En el 2014, modelos, actrices y cantantes se adjudicaron, para bien o para mal, el título de feministas. Lo llamamos feminismo pop, despertar, estrategia de mercadeo o revolución.

El 2014 también fue el año en que la moda se dejó seducir por nuevos tipos de cuerpo. Fue el año en que las modelos de talla plus empezaron a ser un tema recurrente y cuando se incluyó en el calendario Pirelli la epítome de la sensualidad y deseo masculino: una modelo XL. Su nombre es Candice Huffine, pesa 90 kilos y viene a reclamar un cuerpo "real" que se parezca más a la mayoría de mujeres que a esas flacas que hacen ejercicio a medianoche antes de desfilar para Victoria's Secret.

Candice Huffine luce su cuerpo de 90 kilos, cuyas medidas son 100-83-110, en el famoso calendario Pirelli del próximo año.
Candice Huffine luce su cuerpo de 90 kilos, cuyas medidas son 100-83-110, en el famoso calendario Pirelli del próximo año. FOTO: AP. ampliar

Es imposible no agradecer la existencia y algarabía que ocupan en los medios las modelos que, para otra gran parte de la industria, no son parte del panorama de la moda. La ropa talla plus rompe moldes y esa necesidad frenética de ser flaca a cualquier precio. No se pueden negar los beneficios en el autoestima de cualquier mujer que sabe que irá a una tienda y que encontrará ropa a la moda y en su talla, ya sea XXL, XXXL o hasta XXXXL. Atrás quedó eso de que en el pantalón más grande de la tienda lo único que entra es el pie. No importa que tenga caderas de latina. Ahora también estamos "in".

Pero la moda es paranoica. Poco antes de celebrar las curvas de Huffine, apareció la XXXS. Y con ello no se referían a pornografía salvaje, sino a una talla. La firma J. Crew, una reconocida marca de ropa estadounidense, fue la que lo anunció en julio de este año, según ellos para ajustarse a cuerpos asiáticos. Los gritos de alarma no se hicieron esperar. Los especialistas señalaron que la aparición del nuevo número, adecuado para una cintura de 58 centímetros, aumentaría los casos de bulimia y anorexia.

Pero la moda es contradictoria. Cabe preguntarse por qué se generan críticas por la faldita XXXS y no por la blusa XXXL. Todos sabemos que, tras la obesidad, existen graves riesgos de salud. No se trata de aceptar nuestro peso si este es una bomba de tiempo para problemas coronarios, enfermedades crónicas o degenerativas; o de olvidar la rutina de ejercicio porque "así soy" y "ya encontré blusas bonitas". Son dos caras de la misma moneda: una sociedad enferma que por muchos ratos vive para comer y por otros para aguantar el hambre.

¿Que existen mujeres con sobrepeso por problemas hormonales y de salud? Sí, y también existen muchas delgadas en esa condición, y deben existir opciones para que ellas se vistan. El problema es que se normalizan tallas como "lo adecuado" y no como la excepción. Desde hace varios años, prendas más pequeñas vienen siendo la norma. Ahora, todo apunta a que pasará algo similar con tallas grandes.

El artífice de esta movida es el mercado. Solamente en el 2013, las ventas de tallas plus excedieron los 16 mil millones de dólares en los Estados Unidos, señaló el diario The Guardian. Lo que compramos, lo que creemos, lo que somos.

Ante un panorama de extremos, solamente espero la aparición de una legión de modelos talla M. Unas que coman ensalada hoy y papas fritas mañana. Unas que presten atención a lo que llevan a su boca, pero que no se maten de hambre. Ya existe una: se llama Myla Dalbesio y posó para Calvin Klein en ropa interior. Sin embargo, la revista Elle la tachó de talla "plus" en un desventurado tuit.

Dalbesio contó en una entrevista que siempre se ha sentido "intermedia" en el mundo de la moda. "Pero no solo eso: también ha dicho que anteriormente mintió sobre su talla y utilizó relleno para asegurarse puestos de trabajo en los que se buscaba a modelos de talla grande", señaló la revista Glamour.

Me gustaría que Dalbesio se convierta en la norma. Eso espero del 2015. ¿Qué tal si en lugar de mostrar a la mujer real mostramos a la mujer saludable?

PUBLICADO: 26 de Diciembre, 2014 AUTOR:

La percha

Por Melissa Hernández

Lo que está en tendencia sobre las pasarelas, en el armario, la alacena, el menú de los restaurantes, el gimnasio, los estantes de las librerías y en el torbellino de las redes sociales. Desde los selfie sticks y las leggins tribales hasta la alta costura, en La Percha se guinda todo aquello que valga la pena mencionar.