• Conversemos

  •  

¿Se anima a volar como superman?

El camión que jala la carreta con turistas va a paso lento sobre una calle de lastre rodeada de bosque tropical seco. Por ahora todo está verde, las lluvias no se han ido del todo.

Cada turista aventurero lleva consigo el arnés de seguridad, un casco y un par de guantes; y estoy segura que también un saco lleno de nervios por lo que se va a vivir una vez que aquella carreta llegue a la cima.

En Costa Rica está uno de los cables más largos del mundo para la práctica del famoso superman, en el Diamante Eco Adventure Park, muy cerca de la playa Matapalo. Ahí estamos, con un clima ajeno al Guanacaste de diciembre.

Al bajar del carro, nos topamos con la mejor vista del extremo sur de Golfo de Papagayo que jamás pude haber visto. El majestuoso mar se une a un cielo celeste, del cual empiezan a caer un par de gotas de agua. Estas, lejos de desanimar a los presentes, llegaron para inyectar una dosis de aventura.

-¿Están nerviosos?, preguntó el guía.

No pudimos mentir, la respuesta de pocos fue clara, pero el gesto en nuestros rostros respondió con un rotundo sí.

La distancia del cable es de 1.400 metros. Solo con ese dato entra en el cuadro la adrenalina, la emoción por tirarse de una vez y el nerviosismo de algo nuevo.

Los minutos de preparación quizá son los de mayor tensión. Se le llama superman, por que es posible "volar" al igual que el famoso superhéroe.

A diferencia del hombre de capa roja, nosotros sí vamos a necesitar de varios soportes para lograrlo. Sobre la tarima del Zipline hay una base inclinada donde nos acostamos mientras nos preparan, esto no tarda más de un minuto.

Cuando escuche por el radio "Cable 2 listo" ya es necesario haber tomado todo el valor para volar. Un tirón sorpresivo hacia atrás y nos fuimos.

La sensación de vacío y la velocidad se apoderan de nuestro cuerpo por un par de segundos, al tiempo que se puede disfrutar de la majestuosa vista. La emoción  hace que perdamos la noción del tiempo y, se sienten como 30 segundos, lo que se tarda en llegar de extremo a otro son 90.

La experiencia es única. ¿Que si lo volvería a hacer? claro, una y hasta tres veces más. Se vale gritar, reír de la emoción y volverse loco por un par de minutos, la adrenalina es mucha para dejar pasar un momento como este.

A ver, y usted ¿se anima a volar?

PUBLICADO: 05 de Diciembre, 2016 AUTOR:

#Lochivadelavida

Por Andrea González

Construir la vida cada día a punta de experiencias. Cada mañana me levanto pensando en que cosas buenas van a suceder porque de algo estoy segura uno la vida es lo que uno decide que sea. Salir de la rutina, atreverse a probar cosas nuevas, romper miedos, descubir nuevos talentos, disfrutar de las pequeñas cosas, salir de paseo... hacen que la vida se llene de giros de energía y que nos impulsan a lograr metas. Precisamente de estas dosis de energía es que se trata este blog, un espacio para contar experiencias y retos.