Cuando escucho la expresión "se nos fue el año" pienso que, en realidad, a muchas no se les fue. Muchas lo agarraron con las manos y lo exprimieron. Lo rockearon. Lo dignificaron. Se lo pusieron entre las piernas y la pasaron bien.

No sé cuánta música nueva pude haber descubierto o cuántos videos hermosos pude haber visto este año (creo que pudieron ser cientos, quizás nunca haya perdido tan bien mi tiempo en Internet), pero recuerdo en especial los que nos retaron a pensar distinto, a ver(nos) desde otra perspectiva, a ponernos a pensar.

Goldie Box
Goldie Box

Muchos de ellos son videos publicitarios, como este de Dove o este de Pantene, que les pega un pellizco en el autoestima a muchas mujeres. Es así como el nombre de un jabón deja de ser el-nombre-de-un-jabón para convertirse en una marca con alma. Principios básicos de publicidad: si logra que la gente emita un "ahhhhhh" con sentimiento, es porque ha rebasado el nivel cognoscitivo y ha avanzado al emotivo. Puntos para Dove y sus publicistas.

Queda claro que, detrás de este tipo de videos hay grandes estrategas. Estamos de acuerdo. Pero también hay cierto sentido de la responsabilidad que la publicidad, por definición, tiene con sus "consumidoras" (qué fea palabra). La ecuación es fácil: si ellas son las que le compran el producto, lo menos que usted como anunciante puede hacer es respetarlas.

¿Qué pasaría si las marcas de lavaplatos también pusieran a limpiar a los hombres?, ¿cuántas mujeres dejaríamos de cambiar de canal? ¿Qué sería de nuestra publicidad a la tica si lavarle el uniforme al chiquillo de la escuela dejara de ser una tarea femenina? ¿Cuándo será que entenderemos que las mujeres ya no sufrimos porque la casa no huele a lavanda? La verdad es que, en materia de derechos humanos para las mujeres y sentido común, nuestra publicidad se ha quedado por lo menos 20 años atrás.

Estereotipos de Pantene
Estereotipos de Pantene

Nadie va a dejar de comprar consomé de pollo porque los anuncios ya no presenten a la mujer sumisa haciéndole arrocito a su esposo. No vamos a dejar de comprar juguetes solo porque las chiquitas rubioimposible no estén jugando a la casita con sus muñecas. Y si no, que lo diga la ingeniera detrás de esta publicidad de Goldie Box, que ha reventado todas las expectativas de venta.

Nota: Mis tres anuncios favoritos del año son esos: el de Dove, el de Pantene y el de Goldie Box, pero por favor, si conocen alguno otro, compártanlo con nosotras.

Etiquetado como: