• Conversemos

  •  

Soy 'mamá'

Me acerco rápidamente a los cuarenta. Estoy casada hace doce años y en nuestro haber tenemos dos maravillosos hijos, niño y niña de diez y siete respectivamente. Soy comunicadora de profesión, fotógrafa de vocación y desde ya hace un tiempo me auto defino con un término que me hace sentir muy 'cool'.

Ahora soy 'bloguera'.

Pero todo lo que me describe laboral o profesionalmente hablando, queda en un segundo plano cuando estoy entre un grupo de mamás. En ese contexto no importa mucho qué estudié, cuándo y por qué. Nadie me pregunta si fui o si vengo, si trabajo como ejecutiva o desde la casa.

En esa circunstancia soy 'la mamá de'.

Ser madre es sin duda maravilloso. Es una experiencia inigualable, que nos pone la vida en otra perspectiva y nos enseña constantemente que en resumen no sabemos nada, absolutamente nada de criar hijos, aunque tratemos de convencernos que estamos haciendo el mejor esfuerzo por no echarlo todo a perder...

Cuando nos convertimos en madres debemos aprender sobre lactancia, chupones, colados, pañales, juguetes y deposiciones de manera intensiva. Unos años más tarde nos convertimos en profesoras autodidactas, consejeras sentimentales, doctoras de intuición y choferes 24/7.

Queremos ser mejores que la modelo versión materna de la revista del consultorio ginecológico, recuperar las curvas y la sensualidad al día siguiente de dar a luz, mantenernos vigentes como profesionales consagradas y no perder el humor y el glamour en el intento.

Es mentalmente agotador y físicamente retador.

Los estándares que nos venden son altísimos y tratar de alcanzarlos una tarea titánica: los niños siempre bien portados, la casa impecable, el marido contento y relajado, la comida como de recetario de cocina y la eterna sonrisa de 'soy la mujer más feliz de este mundo'...

Es todo un montaje. No se lo crean.

La casa nunca termina por estar ordenada, los niños son maravillosos pero todos hacen berrinches sin excepción, el marido trabaja sin descanso para pagar la escuela y el colegio, mi creatividad culinaria no sobrepasa unos huevos revueltos con pan cuadrado y honestamente tengo cara de insomnio la mitad del tiempo.

Pero cuando nuevamente nos encontramos entre madres y otra vez somos 'la mamá de', queremos mostrarnos ante el resto del mundo siempre fabulosas. Vestimos a los niños como de revista y los premiamos por anticipado para que no peleen, tratamos de disimular la cara de locura con un buen maquillaje y nos levantamos la auto estima con unos jeans bien ajustados.

Hablamos muy contentas de trivialidades, sin entrar en mucho detalle y sonreímos aunque nos esté llevando...

Este espacio es para todas esas maravillosas mujeres que le sonríen al mundo aunque sientan que su vida es un desmadre y lo que quisieran es salir corriendo, montarse en un avión, escaparse de todas las responsabilidades familiares, profesionales y sociales, y terminar panza arriba con un Margarita en alguna playa desierta pensando en nada...

Espero poder reflejar las alegrías y tristezas que mueven e inspiran a tantas mujeres. Nuestras angustias, necesidades y aspiraciones, las pericias por las que pasamos para tratar de ganarnos un 100% al final del día, y la manera tan particular que tenemos de afrontar las adversidades.

Nos vemos pronto, muy pronto.

Esther Lev Schtirbu

Comunicadora / Fotógrafa

www.losfabulosos30mas.blogspot.com

FB: Los Fabulosos 30+

Siempre Fabulosas

Por Esther Lev

'Siempre Fabulosas' es un blog que retrata los sentimientos de las mujeres que hacen su mejor esfuerzo por ser madres, esposas y profesionales, y no perder la cordura en el intento.