• Conversemos

  •  

Más trabajo mejor remunerado para las mujeres

La celebración de los 100 años del Día del trabajador y la trabajadora da pie para hablar de las condiciones laborales de las mujeres costarricenses en este momento y del índice de desigualdad que tiene el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). 

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con respecto al trabajo y a la calidad de labor realizada, a cualquier edad, quienes peor la pasan son las mujeres, aunque sean mayoría en algunos países y constituyan l a generación de mujeres mejor educadas en la historia; pero ello, desafortunadamente no se traduce en igualdad de oportunidades en el mundo laboral.

De hecho, un estudio del  Observatorio de la Coyuntura Macroeconómica de la escuela de economía de la Universidad Nacional de Costa Rica, de los investigadores Roxana Morales y Henry Mora, afirma que de acuerdo con datos emanados del Censo Nacional del 2011, actualmente, más mujeres mayores de 18 años (20,4%) que hombres (18,9%) cuentan con estudios universitarios y parauniversitarios y el país avanza hacia la igualdad de género en la educación, pero persisten otras brechas como la carga laboral, salarios inferiores, discriminación en los centros de trabajo e insuficientes redes de cuido para hijas e hijos.

Además, a nivel global, prácticamente en ningún país del mundo, las mujeres ganamos igual que los hombres, en un mismo puesto de trabajo. Los porcentajes varían mucho de un país a otro. En nuestro país, esa brecha es de 7% en las mujeres que trabajan en el sector público y un 27% en el sector privado.

Y el desempleo, también, es mayor entre mujeres que entre varones –obvio, si hasta hace muy pocas décadas las mujeres comenzamos a entrar de lleno en el mercado laboral, concretamente después de la segunda guerra mundial--. El desempleo en ellas ronda el 10% mientras que en los varones, el 6%.

Si a la fuerza de trabajo femenino le sumamos aquellas de 15 años y más que están fuera de la fuerza de trabajo porque están desalentadas, están disponibles de inmediato y estarán disponibles en otra época, al total de mujeres desempleadas, con y sin experiencia, la tasa de desempleo femenino rondaría en un 22%, mientras que la de los hombres solo un 10%, según el Observatorio de la Coyuntura Macroeconómica.

Según los investigadores, en el 2015, Costa Rica no habrá alcanzado aún la equidad de género; sin embargo, en el sector público el 50,2% de los empleos los ocupan mujeres, mientras que en el privado es de 32,2%, lo que refleja una menor presencia del talento femenino en las empresas de ese sector. 

Empero, en la alta gerencia y puestos de dirección, la presencia femenina es muy escasa, siendo de solo un 27% y ganan, en promedio, un 22% menos que los hombres.

Estos pocos indicadores nos mantienen lejos de una plena equidad en un país pequeño y con un buen nivel de desarrollo; sin embargo, d e 1995 al 2011, el índice de desigualdad ha pasado del 0,46 a un 0,36.

El índice de desigualdad de género es una medida compuesta que refleja la desigualdad entre mujeres y hombres en tres dimensiones: salud reproductiva, empoderamiento y mercado laboral. Varía entre 0 (cuando no hay desigualdad del todo) y 1 (cuando las mujeres o los varones salen parados comparados con el otro sexo, en todas las dimensiones).

La salud se mide, a su vez, por dos indicadores: la tasa de mortalidad materna y la tasa de fecundidad adolescente. El empoderamiento también se estudia con dos indicadores: el porcentaje de escaños en el Parlamento ocupados por cada sexo y los niveles de educación secundaria o superior.

La dimensión laboral se mide con la participación de las mujeres en la fuerza laboral, por lo que de acuerdo a los poco indicadores que aquí comparto, constatamos que todavía, nuestra sociedad y el Estado nos quedan debiendo a las mujeres. 

 


PUBLICADO: 27 de Diciembre, 2013 AUTOR:

Vuelta de hoja

Por Thais Aguilar

Para explicar cómo funciona y para qué sirve la perspectiva de género en la vida cotidiana... Es muuucho más que hablar de “los” y “las”, les aseguro que se sorprenderán al darle vuelta a la hoja y aprender a mirar con otros ojos...