• Conversemos

  •  

El país que exigimos las ticas

Yo, al menos, quiero uno como Islandia.

Según el ranking del Foro Económico Mundial, Islandia es el mejor país del mundo para ser mujer. ¿Por qué? Es el número uno en equidad de género y ese camino comenzó en 1975 cuando sus ciudadanas vieron la contradicción que vivía su sociedad –como la de todos los países del planeta--, al celebrarse el Día Internacional de la Mujer y la inequidad social, política y económica de que ellas carecían.

Lo que hicieron estas mujeres y lograron a largo plazo para poder hacer valer sus derechos pueden leerlo aquí.

El secreto para llegar a esto fue presionar y ayudar a construir las estructuras sociales necesarias para que las islandesas pudieran participar activa y plenamente en los procesos de desarrollo de ese país, garantizando, principalmente, servicios de cuidado para sus hijas e hijos a bajo costo. Islandia es de los pocos países con alta natalidad en Europa.

Esta es una ecuación simple, obvia, sencilla y consecuente. Nuestro país ostenta desde los años 70 una estructura de centros de cuido que, con el pasar del tiempo, ha gozado de buenos y malos momentos, pero continúa. Es cuestión de mejorar, fortalecer, garantizar mayor acceso para las mujeres de menores condiciones socioeconómicas y de las zonas del país más deprimidas. No hay que inventar nada.

El voto femenino en Costa Rica
El voto de este 2 de febrero, debe ser muy bien pensado por parte de las costarricenses. FOTO: Shutterstock.com ampliar

Por eso y, con base en la experiencia que relata este artículo y las circunstancias que envuelven estas inusuales y tensas elecciones, invito a nuestras lectoras a revisar las entrevistas que realizamos a las candidatas a la vicepresidencia de los partidos Acción Ciudadana, Unidad Social Cristiana, Frente Amplio, Libertario y de Los Trabajadores (con la de Liberación Nacional no fue posible coordinar agendas) y que están colgadas en nuestra sección de videos.

En ellas, preguntamos a cada una las acciones de sus partidos para garantizar los derechos de las costarricenses en materia económica, social y de salud. Por eso, les sugiero leer con cuidado el ejemplo de Islandia y otros países alrededor del mundo para mejorar las condiciones de sus ciudadanas.

Nuestro voto debe ser muy, muy, muy bien pensado. Debemos exigir y ayudar a construir, políticas públicas de largo plazo para garantizar y hacer valer nuestros derechos plenos como ciudadanas, porque lamentablemente aún no los tenemos en las mismas proporciones que los ciudadanos varones.

Nos merecemos un país donde ser mujer sea una garantía de seguridad en todo sentido: económica, de salud, de educación, de sentirnos seguras y plenas en nuestras casas, en las calles, así como en aspectos lúdicos y recreativos.

Nos merecemos lo mejor y tenemos que pelear por ello, sin cejar, participando también como ciudadanas comprometidas y responsables.

Yo quiero para mí, para mi hija, para mis amigas, mis familiares, mis compañeras de trabajo, mis colegas, para todas, todas, todas, un país donde seamos ciudadanas de primera categoría, como las islandesas.

PUBLICADO: 30 de Enero, 2014 AUTOR:

Vuelta de hoja

Por Thais Aguilar

Para explicar cómo funciona y para qué sirve la perspectiva de género en la vida cotidiana... Es muuucho más que hablar de “los” y “las”, les aseguro que se sorprenderán al darle vuelta a la hoja y aprender a mirar con otros ojos...