La sobriedad llama a la mesa esta Navidad

  • Conversemos

  •  

Buena parte del encanto navideño tiene que ver con la decoración del hogar. Desde la colocación del árbol hasta los pequeños detalles, como qué vajilla combina mejor con el mantel, si se colocan cubresillas o no, y la selección del centro de mesa acorde con todo el conjunto decorativo. 

Y es que muchas de las actividades de diciembre tienen lugar en torno a la mesa. Las tardes de tamales, la cena de Nochebuena y la fiesta de Fin de Año. Además, al ser una época en que se reciben más invitados en la casa, es importante que este lugar siempre esté dispuesto y preparado.

¿Cómo decorarla sin pecar de estrafalario? ¿Qué elementos escoger para crear un espacio acogedor? Los expertos brindan consejos. 

La Navidad tiene que ver con la unión y la armonía. Por eso, la decoración de la mesa tiene que ser congruente con la del resto de la casa para reflejar estos valores.  

“Cuanto menos recargado sea el espacio, más elegante se verá. Todo debe usarse en justa medida. Adornar con colores muy vibrantes, dejar poco espacio entre los asientos y colocar un centro de mesa muy estrafalario, es poco recomendado, ya que los invitados pueden sentirse sofocados y con deseos de abandonar la mesa”, explica Andrea Madrigal, diseñadora interiorista. 

Esta regla se debe cumplir con mayor rigurosidad especialmente cuando la sala y el comedor están en la misma habitación. Si el árbol navideño está próximo a la mesa, puede adornar ambos elementos con el mismo estilo para generar unidad, aconseja Victoria Rivera, del Departamento de Comunicaciones de tienda Aliss. En casas en las que cada estancia está en habitaciones separadas, sí es posible definir espacios decorativos distintos, estima Rivera.

Mesa Navidad 02
FOTO: Juliana Barquero ampliar

¿Clásico o contemporáneo?

Al decorar, también se tiene que tomar en cuenta la forma y material en que está fabricada la mesa. Las de madera admiten tonalidades más cálidas y decoración más clásica. Manteles y servilletas rojas, cubresillas y centros de mesas dorados o verdes son ejemplos. 

“Al hacer este juego de colores, lo recomendable es utilizar como máximo tres tonalidades para que no se vea recargado”, recomienda Victoria Rivera, de Aliss.
Mesas de materiales más contemporáneos, como vidrio, se ven mejor con temáticas vanguardistas. Opte por colores fríos y menos tradicionales, como combinaciones de plateado con celeste y candelabros de vidrio y plata, o que asemejen este material.  

En mesas circulares, se usan vajillas cuadradas para romper con la monotonía. Y si la cena es  formal, el mantel debe llegar a ras del piso y lleva cubremantel. Si la cena es informal, se admiten manteles que cubran la mitad de la altura del mueble; el cubremantel es opcional.

En las rectangulares, se usan vajillas cuadradas u ovaladas, y se ve bien un camino de mesa sin mantel. Si se opta por ambos elementos decorativos, lo recomendable es que el camino sea tan largo como el mantel y se puede colocar a lo largo o a lo ancho del mueble.

Cuidado con los estampados

  • Cuando los manteles o las vajillas son estampadas, los demás elementos deben ser sobrios para no sobrecargar.
  • Una tela con muchos diseños va bien con  una vajilla blanca con bordes dorados o plateados.
  • Para centros de mesa muy llamativos se recomienda que el resto de los elementos sean neutros y sobrios.
  • Vajillas con muchas figuras, combinan bien con un mantel blanco. Caso contrario, cuando son poco llamativas, la tela de la mesa puede ser de tonalidad intensa para resaltar y contrastar.

En el centro

  • Quizá uno de los aspectos que más preocupa al decorar la mesa es lo que se colocará en el centro. Sin embargo, hay opciones prácticas y sobrias, y que logran un efecto acogedor, como el uso de candelabros.
  • Los floreros de vidrio y los platones con que habitualmente se decora la casa se pueden usar para hacer centros de mesa. Una forma sencilla es colocarles esferas navideñas.
  • Quienes prefieren lo tradicional pueden optar por coronas o arreglos florales.
  • Un consejo: el centro de mesa no debe tener más de 15 cm de alto para no obstruir la visibilidad entre los comensales.
  • Si da poco uso a la mesa porque tiene desayunador, puede poner en esta centros altos, guirnaldas y adornos colgantes.