¿Puede el fútbol combatir el machismo?

  • Conversemos

  •  

Unas manos enfundadas en guantes de hule, limpian afanosas los azulejos de un baño. De fondo se escucha la narración de un partido de fútbol y la aproximación de un gol… Una pareja de personas adultas, sale de los aposentos que asean para celebrar la anotación de su equipo y demostrar que las labores domésticas se pueden realizar en pareja, sin complicaciones y divirtiéndose.

Este es uno de los spot de televisión que procuran invitar a los hombres centroamericanos para que revisen sus costumbres machistas y las vayan modificando, inspirados en un deporte que mueve masas y corazones, el fútbol soccer.

Un reciente estudio centroamericano realizado por la Fundación Justicia y Género y Oxfam, permitió conocer las consecuencias de las altas tasas de violencia que se reportan en el ambiente futbolístico.

De hecho, todavía tenemos grabada en nuestras retinas, el video de un aficionado del equipo de Cartago, lanzando una piedra en la cabeza a un seguidor de un equipo rival y la indignación que ello generó en la opinión pública.

Además de esta violencia entre barras, la violencia de pareja e intrafamiliar, la de tipo sexual, las agresiones entre hombres y hacia sí mismos, el consumo de alcohol, accidentes de tránsito, son algunas de las consecuencias de estas formas de violencia que se generan dentro del fútbol, deporte de masas de gran popularidad en nuestro país.

Para revertir esas conductas agresivas, recientemente se lanzó en el país la campaña “Metele un gol al machismo”, que procura promover cambios positivos en los patrones culturales y en los imaginarios colectivos de manera que prevalezcan relaciones de igualdad entre mujeres y hombres para una vida libre de violencia, inspirados alrededor del fútbol.

La campaña se desarrollará a lo largo de cuatro años y abarca videos para televisión y redes sociales, programas de radio, afiches, comunicación para redes sociales y un plan de incidencia en instituciones estatales que generan políticas públicas.

Esta campaña se realiza además en escala regional y con lanzamientos en El Salvador y Honduras y cuenta con más de 20 instituciones del sector gubernamental, intergubernamental y no gubernamental que ya están distribuyendo la campaña en redes sociales y que se refuerza en los programas de radio y televisión locales.

La campaña es un esfuerzo de la Fundación Justicia y Género que surgió en el año 2000 con la misión de promover el acceso a la justicia de las mujeres y hombres en situación de riesgo social por el sistema patriarcal.