¿Cómo elegir un fotógrafo de bodas?

  • Conversemos

  •  

Después de meses de planeamiento, nadie quiere que se le pase ni un momento de la fiesta nupcial; sin embargo, con la emoción de la ceremonia, la gran cantidad de invitados felicitando a la pareja y la infinidad de detalles e instantes bonitos que dan vida a esa fiesta, es imposible recordar todos los detalles.

Por esa razón es que los fotógrafos se convierten en grandes aliados de la pareja. Ellos, con su lente, inmortalizan la esencia de los novios, el concepto de la boda y la emotividad de los invitados; es decir, permiten que todos ellos revivan, cuantas veces quieran, ese día tan feliz. Así que la elección de este proveedor de recuerdos es importantísima y se debe realizar con mucho cuidado e, idealmente, con suficiente anticipación.

Se recomienda que la pareja vea los books de varios fotógrafos, elija los proveedores que más les gusta, analice si se ajusta al estilo de boda que desean y le pidan trabajos completos (todas las fotos de un evento) para que puedan ver detalladamente lo que hacen.

Además, es recomendable que los entrevisten y hablen con ellos para ver si hacen buena química. Es necesario que los novios y el proveedor establezcan una buena relación pues de lo contrario el producto final no será tan bueno.

Entre tantas opciones, ¿cómo saber cuáles son las mejores fotos y cuál fotógrafo elegir? Muchos profesionales tendrán diferentes opiniones sobre la composición, la luz, la nitidez y la originalidad de la foto. Sin embargo, la mejor foto es siempre aquella que en el primer segundo provoca un sentimiento y una reflexión.

Más allá de qué tan bien se vea la imagen, lo valioso es qué provoca. Sin duda, hay reglas básicas para potenciar esa toma, pero el objetivo siempre es congelar el tiempo.

Consejos de oro

Para que los futuros esposos puedan contratar al fotógrafo que cumpla esos requisitos y llene todas sus expectativas, lo ideal es empezar a buscarlo tan pronto como le pongan fecha a la boda, pues solo así evitarán que otra persona se les adelante y les quite a su fotógrafo favorito para ese día especial.

Una vez contratada la persona, será útil darle señas de quiénes son los familiares y amigos más cercanos, para asegurarse de que ellos estarán en las fotos. Asimismo, deben informarle algunos detalles como si los papás están divorciados o si, por ejemplo, algún abuelo canta o baila, con el fin de que él sepa qué documentar y qué no.

Otro aspecto fundamental es la espontaneidad de las fotos. Por eso, se sugiere que las parejas les soliciten a los invitados que ignoren la presencia de los fotógrafos.

La era de las cámaras de celular ha predispuesto a todas las personas a volver a ver al lente y sonreír; somos la generación del "digan whisky". Esto arruina el trabajo de un fotógrafo que está buscando fotos naturales. Las personas no saben que el profesional no está para tomar fotos que cualquiera tomaría con un celular, todo lo contrario, está para tomar las fotos que nadie más tomaría, por eso, la colaboración de los invitados puede hacer la diferencia.

De hecho, lo que más se utiliza actualmente en las bodas son las fotos espontáneas, las cuales marcan tendencia, al igual que la opción de personalizar el tema de las fotografías al gusto de cada pareja.

Sinfín de posibilidades

En el mercado es posible encontrar tanta variedad de fotógrafos y paquetes para boda como de estilos de novias y presupuestos existen.

Los precios de los paquetes y lo que estos incluyen varían según cada proveedor y la cantidad de horas que los novios deseen que este cubra la boda, así como del total de imágenes y de los servicios adicionales que deseen incluir, como photo booth, impresión de fotos o álbumes, por ejemplo.

También es necesario tomar en cuenta que se debe pagar un "enganche" o adelanto para reservar la fecha. El monto dependerá de cada fotógrafo, sin embargo, generalmente es de 50% como máximo.

Fuentes: María Fernanda Castro, de MFC Diseño y Producción de Eventos; Xavier Rubio, fotógrafo de la Agencia creativa Pixdea; Alejandra Sura, fotógrafa; y Rebeka Arce, organizadora de Bodas & Eventos de Ensueño.