Coregasmo, cuando el placer sexual y el ejercicio se unen

  • Conversemos

  •  

¿Qué tal si cada vez que fuéramos al gimnasio pudiéramos tener uno o varios orgasmos? Iríamos mucho más motivadas, ¿verdad?

Les tenemos buenas noticias. Algunas mujeres no necesitan un amante o una fantasía sexual para tener un orgasmo o experimentar placer sexual porque con el ejercicio también pueden lograrlo.

A esta experiencia se le ha llamado “coregasmo” por su relación con los músculos centrales del cuerpo (core, en inglés). Se trata de una combinación de placer sexual con ejercicios, sin ningún tipo de intervención física o de otras personas.

El orgasmo, esa enigmática respuesta del cuerpo a diferentes estímulos, es todavía un misterio en muchos sentidos. Sin embargo, los científicos han identificado la zona del cerebro donde se produce el clímax y la eyaculación: el tegmento pontino dorsolateral, que se encuentra en el tallo del cerebro. Es allí donde se conecta al cerebro con los órganos sexuales y se controlan las funciones básicas de expulsión de fluidos, como la micción.

Ejercicio y placer

Hacer spinning es parte de los ejercicios que podrían ocasionarle coregasmos.
FOTO: Archivo LN ampliar

Un estudio del Centro de Fomento de la Salud Sexual de la Universidad de Indiana, en Estados Unidos, ha probado que el “coregasmo” es más frecuente de lo que muchos se imaginaban.

La investigadora del estudio y codirectora del Centro, Debby Herbenick, descubrió que estas explosiones de placer están asociadas a diferentes ejercicios como los abdominales, el spinning, levantar pesas o escalar con cuerdas.

“Es interesante porque sugiere que no son necesariamente eventos sexuales y esto podría enseñarnos más sobre los procesos corporales que subyacen a las experiencias del orgasmo femenino”, explica el estudio, que está disponible en la revista Sexual and Relationship Therapy.

La científica es también autora del libro “Sex made easy” (Sexo hecho fácil, según su traducción libre al español) y llevó a cabo el estudio con J. Dennis Fortenberry, junto a quién entrevistó a  370 mujeres entre los 18 y los 63 años de edad. 124 de ellas habían experimentado orgasmos durante el ejercicio y 246 habían sentido placer sin llegar a la explosión, antes de que iniciara el estudio.

""Cuando una mujer practica deporte hay una combinación entre las endorfinas, la dopamina y la tensión en las extremidades que podría dar como resultado la estimulación que el clítoris necesita"."


No se sabe con claridad qué es lo que origina el placer, pero algunos autores se han dado a la tarea de investigar un poco más y sugerir algunas posibles respuestas. Victoria Zdrock, autora del libro “La anatomía del placer”, dice que cuando una mujer practica deporte hay una combinación entre las endorfinas, la dopamina y la tensión en las extremidades que podría dar como resultado la estimulación que el clítoris necesita.

Lo que sí es definitivo es que este tipo de estudios ponen en contexto las experiencias de las mujeres y demuestra que son parte de un proceso natural.

PUBLICADO: 07 de Enero, 2014 AUTOR: