Cuide su salud, pero no se obsesione

  • Conversemos

  •  

Llevar una vida saludable definitivamente es una excelente decisión; sin embargo, pensar 24 horas al día en qué come, cómo lo come y cuánto debe ejercitarse para quemar esas calorías, podrían ser señales de que ya está rozando la línea entre el querer estar bien y la obsesión por querer estarlo.

La sicóloga Désirée Lutz explica que existe una línea súper delgada entre el querer lograr los objetivos y el obsesionarse por ellos.

"Todo empieza por ese deseo de cuidarse, pero luego aparece el temor a engordar. Cuando la persona es un poco más flexible no hay problema. El inconveniente es cuando se busca la perfección y no existen los "permisos" porque se pueden convertir en fallos", asegura.

Luche por sus objetivos pero si llegr a la obssión por cumplirlos.
FOTO: Shutterstock ampliar

La experta menciona que detrás de este tipo de comportamiento se escoden aspectos como la inseguridad, temor al qué dirán, problemas con el concepto del amor propio y hasta dificultades en relacionarse con otras personas.

"Es necesario entender que la belleza va más allá de verse bien, es un complemento de cualidades que no dependen de si subió o no un kilo".

Algo similar opina la nutricionista Mariel Laitano. Para ella es indispensable buscar un equilibrio en lo emocional, social y físico; y no solo obsesionarse por lograr un peso en particular.

Laitano comenta que cuando se urge de resultados y se llega a la obsesión por querer estar delgados se acuden a dietas locas y al consumo de medicamentos inadecuados.

Explica que estas pueden funcionar de momento, pero todas tiene un efecto revote debido a que no corresponde a una rutina saludable a largo plazo.

comida saludable 123
FOTO: Shutterstock.com ampliar

Cuando esto sucede entran en juego conductas compulsivas, dice Lutz. "La persona que cuenta calorías, que hace ejercicio, que come y no se da permisos y luego se siente culpable por haber comido algo fuera de lo programado es de poner atención. Estos son sentimientos compulsivos, generan círculos viciosos. Se dan porque tiene algo guardado".

Según las expertas, el obsesionarse por lograr objetivos puede perfectamente influir en los resultados que se deseaban obtener inicialmente.

La sicóloga Melanie Greenberg alerta en el sitio Psychology Today sobre pensamientos tóxicos que impiden tener un estilo de vida saludable.

Pensamientos como "estoy muy gorda", "no tengo fuerza de voluntad", debo perder peso ya" o "jamás lograré estar como mis amigos" lo que hacen es impedir el avance de lo propuesto.

"El sobrepeso hace que las personas tiendan a aislarse y sentirse poco atractivas, y eviten salir en busca de nuevas experiencias y relaciones que pueden ser muy gratificantes. Perder peso no te convertirá en una persona popular, segura y atractiva, mágicamente. Debes poner mucho de tu personalidad en ello, no es solo apariencia. Ser una persona alegre y feliz te hará muy atractivo, aunque tengas 5 o 10 kilos de más", advirtió.

PUBLICADO: 07 de Enero, 2015 AUTOR: