Días de sol para ejercitarse

  • Conversemos

  •  

Qué rico es despertar y ver un cielo celeste dispuesto a dejar sentir los rayos de sol. Esos días de verano ya llegaron y nos prestan las condiciones perfectas para ejercitarnos al aire libre.

En esta época pasa a segundo plano los ejercicios bajo techo y las calles, playas y montañas son el escenario perfecto para ejercitar mente y cuerpo.

Sabía que durante los primeros cinco minutos de ejercicio al aire libre, sea cual sea la actividad, se produce el mayor aumento de autoestima y mejora del ánimo. Así lo confirmó una investigación realizada por la Universidad de Essex (Reino Unido).

Esto es una buena noticia, ya que respalda lo que muchos sentimos al salir a una caminata.

Pasar tiempo al aire libre trae consigo muchos beneficios, entre ellos la absorción de la vitamina D, la cual es de difícil absorción a través de los alimentos. Datos del Boston University Medical Center indican que el 80% de las personas reciben esta vitamina de los rayos del sol.

Estímulo ambiental

Caer en las garras del aburrimiento es quizá lo más usual cuando de rutinas se trata. Por eso, los días despejados son la oportunidad perfecta para cambiar el chip de la cotidianidad y dar un empujón extra a la motivación de ejercitarse.

No se trata de olvidar los ejercicios bajo techo, sino de buscar nuevas posibilidades al aire libre.

Alberto Hidalgo, fisioterapeuta y entrenador personal, asegura que en espacios abiertos perfectamente se puede mantener la esencia del plan de entrenamiento que se utiliza bajo techo, la diferencia radica en la retroalimentación que la persona tendrá al cambiar de ambiente.

"Se convierte en algo más lúdico, lo saca de su rutina y lo conecta con otros medios que lo ayudan a aumentar su motivación al entrenar", dice Hidalgo.

Estudios han comprobado en los niveles de las llamadas hormonas de la felicidad (endorfinas) aumentan significativamente cuando la actividad se realiza al aire libre. Y cuando esta actividad se realiza en grupo se dice que la felicidad es aún mayor.

Además, ponerse de acuerdo con amigos para realizar diversas actividades físicas puede aumentar la competitividad y en otros casos motivar a algunos a tener nuevas experiencias en el deporte.

El entrenador personal Nicolás Zúñiga Hernández aconseja aprovechar los recursos externos como troncos y la misma arena para poner a prueba lo que él llama la actitud física.

"No es lo mismo trabajar pecho en una maquina que hacer lagartijas en la arena bajo el sol; ahí vemos realmente como estamos", menciona.

Si se anima a disfrutar del aire libre mientras se ejercita no olvide aumentar la protección contra los rayos ultravioleta con el uso de protector solar y contarnos si con un poco de ejercicio al aire libre también fue más feliz.

Elija lo suyo

Opciones para disfrutar de la sensación de libertad sobran. Sentir la brisa, rodearse de naturaleza y espacios verdes son sensaciones que no se viven dentro de un gimnasio.

Acá le proponemos una lista que en definitiva le hará salirse de la rutina.

Acuatlón: esta disciplina reúne la natación y el atletismo. En verano es el mejor momento debido a que en una competencia el kilómetro que se nada es en aguas abiertas. Si bien no se trata de participar en una competencia de la noche a la mañana, esta mezcla le exigirá entrenamientos fuertes que sin duda marcan un cambio en el ritmo de sus rutinas.

Los más resistentes pueden evolucionar a una modalidad de triatlón. Según la Unión Internacional de Triatlón (ITU) la distancia de una competencia corta es de 2,5 km corriendo + 1 km nadando + 2,5 km corriendo.

Atletismo:

1 hora: gasto 490 a 510 calorías

Natación:

1 hora: gasto 480 a 510 calorías

Patinaje: la mayoría tuvo patines en su infancia, o al menos visitó algún salón de patines ¿qué le parece retomarlo? Esta disciplina contribuye a mejorar el equilibrio, la coordinación y la concentración, además fortalece principalmente el tren inferior, aunque los giros y algunas otras maniobras requiere trabajar los músculos que van desde la cadera hasta los hombros.

Atletismo:

Atletismo:

Expertos aseguran que patinar tiene los mismos beneficios que correr, con la ventaja de que las rodillas no sufren el desgaste característico del atletismo.

Pese a estos beneficios, este es un deporte de riesgo debido a las caídas. Si lo va a practicar asegúrese de llevar el equipo de seguridad.

1 hora: gasto de 600 calorías

Ciclismo: Es uno de los ejercicios más efectivos para la quema de grasa, ideal para quienes tengan algo el colesterol. No se requiere ser experto para practicarlo, lo límites están en cada uno, eso sí la idea es exigirse cada vez más y los días soleados son perfectos para rutas largas.

Ayuda a tonificar los músculos de las piernas y la zona lumbar, por lo que ayuda a disminuir dolores de espalda.

1 hora: gasto de 500 calorías

Escalada: El requisito número uno es no temerle a las alturas. Los relieves verticales son el principal sitio donde se puede practicar. Existen niveles de dificultad y también quienes lo practican de forma profesional.

Al "luchar" con la gravedad se da un aumento de la fuerza relativa, es decir, la capacidad de levantar nuestro propio peso, lo que pone a trabajar gran cantidad de músculos de la espalda, brazos y core. Además de aumentar la flexibilidad, el equilibrio y concentración.

1 hora: gasto de 600 calorías.

Surf: Lugares para practicarlo en Costa Rica sobran. El trabajo de fuerza mayor se realiza en el tren superior (espalda, pecho, hombros, abdomen y brazos) para ponerse en pie y remar en favor o contra la corriente. Este deporte y sus variantes son ideales para quienes tienen hernias discales. Aumenta la capacidad respiratoria y la resistencia. Algo hay que tener claro: no es fácil y lleva trabajo lograrlo.

1 hora: gasto de 500 calorías.

Kayak: Al remar en kayak en definitiva va a fortalecer los brazos y aunque ellos son el motor principal para movilizarse no son los únicos músculos que se ven beneficiados. El abdomen es pieza clave en la fuerza que se utiliza para desplazarse; una buena técnica incluso requiere el uso de los músculos de las piernas, la espalda y los hombros, así como los del tronco.

1 hora: gasto de 350 calorías.

Fuentes:

Alberto Hidalgo, fisioterapeuta y entrenador personal (tel.: 8828-2044); Consejo Estadounidense del Ejercicio. Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME). Federación Española del Surf. Agencia EFE. Medlineplus (enciclopedia médica). Nicolás Zúñiga Hernández, entrenador personal NSCA y especialista en ejercicio de la salud. (tel.: 8430-9465).

PUBLICADO: 19 de Abril, 2017 AUTOR: