"Fofisano", una excusa para los estómagos grandes

  • Conversemos

  •  

Tener un cuerpo entre comillas escultural ya no es la tendencia. Las barrigas pronunciadas están robando protagonismo a los abdominales de los hombres, o al menos a eso es a lo que se refieren con fofisano, una plalabra que no está incluida en el diccionario de la Real Academia Española, pero que está tomando fuerza en redes sociales.

El diario español ABC dice que los fofisanos son aquellos hombres que luego de tener una vida activa y saludable se ven tentados por las grasas y cervezas, y aunque siguen visitando el gimnasio, por lo menos una vez al mes, mantienen un estómago un poco flojo y abultado.

Fofisano es un concepto adaptado del término anglosajón "dad bod", algo así como "cuerpo de papá", que se hizo popular gracias al comentario de Mackenzie Pearson, una estudiante de biología de la Universidad de Clemson, cuando se refirió a los fofisanos en The Odysseyonline.com, donde mencionó que una barriga "saludable" hace a los hombres "más humanos, naturales y atractivos".

Termino evidencia descuido en la salud de los hombres.
FOTO: Shutterstock ampliar

Según el medio Endi, Pearson argumentó su afirmación en que al tratarse de hombres con cuerpos no esculturales las mujeres no se intimidan al mostrarse junto a ellos, son más "abrazables" y en que las mujeres que salen con ellos saben perfectamente en lo que se están metiendo y no se sentirán defraudadas a futuro, cuando se casen y tengan hijos.

Aunque la frase toma fuerza no todos están de acuerdo con ella. El bloguero y experto en moda pop, Brian Moylan, calificó la frase como sexista.

"El problema con el 'dad bod' es que continúa reforzando la inequidad respecto a lo que es aceptable para los hombres y las mujeres. Mientras las damas tienen que ir a pilates y vigilar cada caloría, ellos son libres de volverse flojos, comerse todas las papas fritas con guacamole que quieran y todavía esperar que sus parejas estén en forma", expresó en un artículo en la revista Time.

PUBLICADO: 18 de Mayo, 2015 AUTOR: