Utilice el peso a su favor con ejercicios de suspensión

  • Conversemos

  •  

Retarse a realizar movimientos específicos con ayuda de bandas, de la inclinación y de su propio peso es el principio básico de los entrenamientos en suspensión. Entre los más conocidos se encuentran los que utilizan el TRX y el RIP60.

Ariel Mora, entrenador personal, explica que ambos ejercicios utilizan como principal apoyo un dispositivo de suspensión basado en correas y argollas, con la diferencia de que el RIP60 permite mover o afianzar las bandas, mientras que las del TRX son fijas.

Ejercicio 3. Push Ups + Flexión de Cadera: Es importante que mantenga alineada la cadera y sus hombros.
FOTO: Jeffrey Zamora ampliar

Cuando se trabaja en suspensión es muy difícil aislar un músculo en particular; es decir, se trabaja todo el cuerpo, ya que entran en juego muchos otros que funcionan como estabilizadores, tomando en cuenta que lo que se busca es realizar movimientos localizados que se podrían hacer sin maquinas, pero aumentando su dificultad gracias a la combinación de la inclinación y el peso corporal.

Es necesario tener en cuenta que, a diferencia de otros entrenamientos como el Insanity, la suspensión permite ejercitar los músculos de la espalda y trabajar con circuitos más definidos.


"Esta clase tiene la ventaja de que puede ser muy dura para una persona y para otra no. Esto dependerá de la intensidad que cada uno imprima en el ejercicio", advierte Mora.

Existen dos tipos de clase: una que es totalmente coreográfica, donde se sigue a un instructor, y la otra en la que el instructor participa con el rol de un entrenador. Ambas metodologías permiten quemar una cantidad similar de calorías, en promedio 500.


"Muchos de los movimientos de suspensión se incluyen en rutinas de pesas como sentadillas o flexiones, con el objetivo de familiarizar al usuario con el movimiento y reforzar técnicas", comenta Mora. Precisamente la progresión es uno de los principios que permite incrementar paulatinamente la dificultad del ejercicio.

Lo ideal es practicarlo de tres a cuatro veces por semana, si el entrenamiento se basa en la suspensión, o bien una vez cuando se emplea como complemento. Antes de iniciar este tipo de rutina caliente por lo menos durante 10 minutos.

Fuente: Ariel Mora, entrenador personal de MultiSpa Escazú (Tel:. 2240-6200) Modelo Ariel Recinos

PUBLICADO: 14 de Abril, 2015 AUTOR: