¿Cuál es la mejor hora para entrenar?

  • Conversemos

  •  

Definir la mejor hora para ejercitarse no es sencillo. No existe una fórmula mágica que nos indique en qué momento logrará mejores resultados, pero sí algunas señales importantes que le ayudarán a descubrir la respuesta.

Yimmy Sánchez, médico y fisioterapeuta, explica que el mejor momento para ejercitarse dependerá de variables individuales de cada persona y de los ritmos circadianos.

Estos ritmos constituyen el reloj biológico humano que regula las funciones fisiológicas del organismo y que sigue un ciclo regular de 24 horas que coincide con los estados de sueño y vigilia.

Entre los factores que ayudan a definir estos ciclos están los estímulos de luz, que el cerebro relaciona con una mayor actividad fisiológica; y los de oscuridad, que inhiben estas funciones. Además, de los hábitos alimenticios y actividad física.

Ejercicio
FOTO: Shutterstock.com ampliar

Sánchez explica que el ciclo circadiano influye en la presión sanguínea, la temperatura corporal, el nivel de hormonas, la frecuencia cardiaca y hasta la fuerza muscular. Todos aspectos, sin duda, predisponen al organismo a realizar actividad física.

"Es así como durante el descanso nocturno, el organismo entra en letargo, la temperatura corporal baja hasta los 35°, por lo cual disminuye la presión sanguínea, se reduce la secreción de hormonas y baja la frecuencia cardiaca", comenta el médico.

Entonces, volviendo al dilema de cuándo es mejor realizar actividad física el experto responde que se trata de un asunto de prueba y error, en el que se logre identificar el momento en que el cuerpo se encuentre preparado endógenamente y se produzcan mayores respuestas adaptativas.

Para Laura Moreira, sicóloga del Comité Olímpico Nacional (CON), no existe una estructura sicológica que se relacione con la motivación de realizar ejercicio o no. Este impulso dependerá de los gustos y la comodidad de cada persona.

"El ejercicio libera endorfinas y nos da esa sensación de bienestar y felicidad. Por ello, en cualquier momento ayuda a sentirse mejor, especialmente cuando se está triste o deprimido. El movimiento es lo que le da esa pimienta de bienestar a la vida", comenta la sicóloga.

Moreira sí confirma que el ejercicio durante la mañana permite tener un día más activo, tener una actitud más positiva y por ende más feliz. Aconseja realizar movimientos menos fuertes durante la noche para no interrumpir los ciclos del sueño y realizar rutinas de relajación antes de acostarse.

Sánchez coincide con esa teoría y asegura que el horario matutino es el más indicado si lo que se pretende es tener continuidad en la actividad. No obstante, advierte que las lesiones son más comunes en deportistas que tienden a madrugar, debido a que la temperatura del cuerpo es más baja en horas de la mañana.

"Esa baja temperatura conlleva a que el sistema articular y el que detecta cualquier actividad irregular de posicionamiento en nuestro organismo tarde más en tener un adecuado riego sanguíneo y por ende en "afinar" todas las estructuras para una actividad intensa. Es así como estructuras tendinosas, ligamentarias, musculares pueden estar más propensas a lesiones si no nos tomamos el tiempo adecuado para estirar y calentar en la mañana", comentó.

Además, destaca que ejercitarse durante la mañana ayuda a quemar calorías gracias a que se logran consumir las de reserva y no las adquiridas después de una comida.

Felipe Araya, especialista en educación física, comentó que la hora de entrenamiento con pesas más adecuada es en la mañana porque es donde se da el pico de la testosterona favoreciendo la síntesis proteica y el crecimiento muscular. No obstante, asegura hay estudios en que comparan los efectos del entrenamiento en la mañana y en la tarde con el ciclo circadiano y niveles de testosterona y no han encontrado diferencias significativas.

La mejor hora para entrenar dependerá de cómo responda su cuerpo ante el movimiento.
FOTO: Pixabay ampliar

Las horas de la tarde parecen ser más adecuadas para el entrenamiento aeróbico ya que se ha demostrado un mayor rendimiento cardiovascular. Este mayor rendimiento ha sido asociado a un mayor pico de temperatura corporal que favorece una mayor utilización de carbohidratos con fuente de energía.

Máxima Exigencia. Las horas de la tarde fisiológicamente son las más adecuadas cuando se quiere exigir más al cuerpo, debido a que se alcanza la temperatura más alta y el nivel hormonal es mayor. Precisamente, este comportamiento disminuye la probabilidad de una lesión y permite obtener mejores resultados tanto en resistencia como en masa muscular. Después de las seis se logran mejores resultados en flexibilidad, velocidad, fuerza y potencia.

Los expertos aconsejan no realizar ejercicio después de las 10 p.m., ya que puede generar catecolaminas (hormonas producidas por las glándulas suprarrenales, las cuales se encuentran en la parte superior de los riñones. Las catecolaminas son secretadas en la sangre cuando una persona está bajo estrés físico o emocional) y elevar la frecuencia cardíaca que tomará tiempo en disminuirse.

En conclusión, cada uno debe conocer su organismo y fijarse una misma hora de entrenamiento para incorporar la rutina de ejercicios al ciclo biológico y lograr así un máximo rendimiento.

Fuentes: Felipe Araya, especialista en educación física (info@ejercicioesmedicina.org), Laura Moreira, sicóloga del Comité Olímpico Nacional (CON), Yimmy Sánchez Ospina, Clínica de Medicina y Rehabilitación Deportiva (Tel.: 2296-2911).

PUBLICADO: 27 de Abril, 2015 AUTOR:

Etiquetas