¿Cómo escoger los lentes de natación?

  • Conversemos

  •  

Hay un elemento indispensable para practicar la natación: los anteojos de nadar. Permiten que usted tenga buena visibilidad bajo el agua, y protegen sus ojos de los químicos de las piscinas y los rayos solares.

A la hora de elegirlos se deben tener claro cuáles son sus intenciones de uso: cuántas veces a la semana irá a nadar, si irá de día o de noche y si la piscina es techada o no.

Su tipo de cara también determinará cuáles son los lentes ideales para usted, pues deben ajustarse de manera adecuada para que no incomoden su rutina de nado. Por ejemplo, si usted tiene una cara fina, no se deben elegir lentes gruesos porque se le podría meter el agua entre los anteojos.

Existen tres tipos de lentes: los básicos, de entrenamiento y de competencia.

  • Los básicos son más económicos e ideales para quienes van a nadar entre una o dos veces a la semana.
  • Los de entrenamiento son más resistentes, pensado en quienes van a nadar tres o más veces por semana.
  • Los lentes de competencia buscan que se ajusten a la perfección al nadador, pues no se puede perder tiempo para acomodarse los lentes o estarles quitando el agua.

Algunos elementos en los que debe fijarse en que los lentes vengan con gel para que se adhieran mejor a la cara, tengan protección contra rayos UV, sean anti fog (tecnología para evitar que se empañen) y cuenten con un sistema de ajuste.

En la noche se recomienda el transparente, celeste, rosado y ámbar, que contrastan con el fondo de la piscina y resaltan la visión. Para condiciones oscuras se deben evitar lentes con espejo porque es muy oscuro y reduce la visibilidad en esas condiciones.

En el día, bajo condiciones de luz solar, se recomiendan los anteojos con espejo para que refleje aún más los rayos UV.

Fuente: Shirley Saborío, administradora de tienda Speedo.

PUBLICADO: 23 de Septiembre, 2016 AUTOR: