Cartago tiene un pedacito de Italia en una nueva gelatería

  • Conversemos

  •  

Los Alvarenga son conocidos en Cartago por su experiencia en medicina, toda una progenie de médicos que con los años han dejado claro que la salud es lo de ellos.

Pero para ser justos no todos los miembros de esta familia se enamoraron de la medicina. Paula Alvarenga, se salió del saco, por decirlo de alguna forma. Ella no estudió medicina y en su lugar prefirió las leyes. De hecho, hoy maneja su propia firma. El éxito la ha acompañado y dice que es un asunto de familia, lo mismo que el gusto por la gastronomía.

Paula asegura que esta pasión por los postres ricos y diferentes viene de sus raíces italianas. Siempre compartió su vida entre aquella nación europea y las tierras, ya no tan brumosas, de Cartago.

Pasar más de ocho años en Italia le confirmó algo: su pasión son los gelatos.

Al regresar a Costa Rica, lo que más extrañaba era poder probar un tradicional gelato.

Fue así como surgió la idea de fundar Amarena en Cartago. Una gelatería que promete transportarla a Italia.

"Lo más difícil fue que la gente aceptara los sabores. Son muy distintos. Aquí crecimos con paletas de natilla y de cas, allá con helados de queso", comentó Alvarenga.

Abrir este proyecto no fue una idea de la noche a la mañana. hace mucho tiempo, Paula venía especializándose con los mejores gelateros de Italia, lo que le permitió colocar cerca del Polideportivo de Cartago una pequeña sede de auténtico helado italiano.

Variaciones.

Amarena, crema catalana, galleta suiza, menta con chocolate y malbec con mora y yogurt son solo algunos de los sabores que constantemente rotan por la vitrina del negocio.

Paula cuenta que se mantiene innovando y creando nuevas mezclas. Puede ir en el carro y pensar en una combinación interesante y en un par de minutos sacar un nuevo sabor.

Eso sí, siempre hay espacio para el de la casa: Amarena (la mezcla de una pequeña cereza con sabor amargo propia de Italia y yogurt); el infaltable chocolate y el mascarpone (queso) con frutos rojos.

"La gente muchas veces no sabe qué son los ingredientes, pero es bonito porque se animan a probar sabores nuevos", cuenta Paula, al tiempo que uno de sus clientes asegura nunca haber probado el vino malbec, pero el "helado le sabía bueno".

Su materia prima es 100% natural. Los rojos, verdes y morados que se ven tan llamativos son resultado de las frutas. "Entre más natural, mejor", afirma la empresaria, quien asegura que la mayoría de sus productos son auténticos de italia.

"Este de menta, por ejemplo, no es con la clásica menta tica. Esta deja un sabor más tenue que refresca y perdura un poco más en el paladar", explicó.

Aunque el espacio físico es pequeño, Alvarenga dice que el éxito es rotundo. La razón: contar con opciones para todos.

Entre las alternativas a escoger siempre encontrará libre de gluten, sin azúcar, deslactosado y con licor.

Pedirlo es fácil: en vaso, en cono o en paleta. Esta última es la versión más popular para eventos sociales, en especial cuando tiene licor.

"Cada paleta tiene un 12% de alcohol, es como tomarse un shot. Creo que por eso la buscan tanto para fiestas", mencionó Paula.

Si después de leer esta nota tiene antojo de un gelato, no deje que la conciencia del buen comer la detenga. Según Alvarenga estos postres tienen hasta un 5% menos de grasa en comparación con un helado tradicional, son ricos en proteína, son fuente de fibra y tienen bajos niveles de azúcar.

Esta madre, abogada y propietaria de Amarena proyecta a corto plazo inaugurar un nuevo local en el este de San José

PUBLICADO: 21 de Febrero, 2017 AUTOR: