Patricia Arribálzaga: pastelera que hizo de su pasión un dulce negocio

  • Conversemos

  •  

Vincular la creatividad presente en las obras de artistas y diseñadores de Alta Costura con el mundo de la pastelería, sin dejar de complacer al paladar; es lo que Patricia Arribálzaga busca plasmar en sus diferentes creaciones.

Esta pastelera de nacionalidad argentina echó raíces en España y fundó su idea de negocio: una escuela de pastelería creativa, la primera de su tipo en ese país. Arribálzaga visitó Costa Rica la semana anterior para brindar talleres de técnicas de repostería y sugarcraft en la Mi Tiempo Dulce, La Academia, oportunidad que Perfil aprovechó para conversar con ella.

Su profesión estaba lejos de la masa y el azúcar. De la universidad logró un título de Ingeniera en Sistemas, retador, pero no lo suficiente para ser su pasión.

Tras viajar con su esposo a Europa, decidió especializarse en pastelería y decoración Francia. Esta oportunidad supo aprovecharla para generarse un nombre y un negocio que la convierten hoy en conferencista internacional y reconocida pastelera.

"El secreto está en trazar una meta, establecerla, o importa que tan lejos esté, pero tenerla presente y caminar hacia ella. Hay que tener claro que el camino no es recto, se pueden encontrar obstáculos y hay que superar siempre con un norte fijo", comentó la empresaria.

Su inspiración es la moda, la alta costura es un reflejo de lo que se puede hacer en la pastelería siempre obteniendo un diseño inédito. Sin dejar de lado la pintura, la arquitectura y la naturaleza.

Entre las creaciones de la afamada top cake designer de España se encuentran fabulosos pasteles que combinan con el traje o el bouquet de la novia, zapatos únicos que no servirán para caminar, pero sí para deleitar a los sentidos; y diseños de fantasía que desafían a lo convencional.

Arribálzaga sabe que si bien todo entra por lo ojos, debe existir un equilibrio con el paladar. "La excelencia en cada creación corresponde en un 80% al sabor y en un 20% al diseño", afirma.

Además rescata la esencia de lo natural y de lo local, la utilización de productos frescos de feria como mangos, guayabas y otras frutas locales.

La reproducción de texturas en pasteles y el uso estratégico de una paleta de colores son parte de la tendencia que se marca en el mundo de los pasteles con diseños.

"La pastelería moderna huye del exceso de azúcar, así como de los conservantes y los preparados industriales. El uso de ingredientes de la mejor calidad es indiscutible y si son naturales, el resultado es aún más impactante, porque estamos integrando lo saludable con lo creativo", concluye.

PUBLICADO: 04 de Marzo, 2016 AUTOR: