Costarricense integra exclusivo grupo de ONU de derechos de las mujeres

  • Conversemos

  •  

Se trata de Alda Facio ,  abogada y experta en derechos humanos, quien es la única latinoamericana en integrar el Grupo de Trabajo sobre discriminación contra la mujer en la legislación y en la práctica.

La abogada y feminista costarricense Alda Facio, acaba de ser nombrada por el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas para integrar un grupo de expertas internacionales que vela en contra de la discriminación de las mujeres alrededor del mundo y procura verificar que las leyes y convenciones internacionales impulsadas en los últimos 30 años en favor de la mitad de la población, sea puesta en práctica de manera oportuna.

Facio, quien es costarricense y estadounidense,  es una reconocida jurista y escritora internacional, ha integrado numerosos grupos de expertas en materia de derechos a favor de las mujeres como el Comité Latinoamericano para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem) y el Caucus de Mujeres por una Justicia de Género en la Corte Penal Internacional, entre otros.

Además, ha impartido clases en universidades internacionales y costarricenses sobre derecho y género y son legendarios sus libros sobre análisis del derecho desde la perspectiva de género.

Ella cuenta los alcances para el país y la región de su nombramiento.   

Alda Facio
FOTO: Thais Aguilar ampliar

P-- ¿Su nombramiento es en representación del continente americano o solo para la subregión de Latinoamérica? ¿Por cuánto tiempo es y qué alcances tiene para el país y la región?
A-- Mi nombramiento es en representación de una de las cinco regiones en que Naciones Unidas  divide al mundo y corresponde a América Latina y el Caribe. El nombramiento es por tres años renovables a tres años más. Tendrá alcances para la región y para el país porque es un mandato para aconsejar a todos los Estados de la región sobre cómo eliminar todas las leyes y prácticas que discriminan a las mujeres. En ese sentido, estaré o a Chile y Perú en setiembre a trabajar directamente en esos países con las y los funcionarios responsables.
“Voy por invitación de esos países como hacen todos los otros procedimientos especiales, nombre que tienen los y las relatoras especiales y los grupos de trabajo del consejo de derechos humanos. “En Costa Rica espero poder trabajar muy cercanamente con el Instituto de las Mujeres (Inamu) y las comisiones de derechos humanos y de la mujer de la Asamblea Legislativa. Todavía no he hecho ningún acercamiento porque me acaban de nombrar y, por el momento, solo he ido a México en  una visita no oficial, es decir, una visita producto de una invitación de la sociedad civil y no del gobierno de un Estado.

P-- Las mujeres latinoamericanas y centroamericanas en particular, padecen violencias de género bastante particulares, ¿en cuáles enfocará su trabajo?
A--Como el tema de la discriminación es tan amplio, cada año el grupo de trabajo enfoca su trabajo en una de las áreas y, por ende, en este año que comienza ahora en julio, nos enfocaremos en la discriminación que sufrimos las mujeres dentro de las familias y por la cultura. Las mujeres centroamericanas, en particular, están sufriendo muchas discriminaciones en el ámbito de la familia que van desde la violencia intrafamiliar hasta nuevas formas de discriminación que se han inventado los maridos para vengarse de sus esposas cuando ellas quieren acabar el matrimonio.
“Un ejemplo muy claro de esto es lo que está sucediendo en casi todos los países donde los maridos usan el mecanismo de custodia de los hijos e hijas para tratar de que las mujeres no pidan el divorcio y, si insisten en divorciarse, para entonces quitárselos definitivamente. Y la mayoría no lo hace porque quieran estar cerca de sus hijos sino por maldad, ya que suelen dejarlos luego en manos de sus madres o nuevas esposas y los tienen tan abandonados como siempre. Claro que hay excepciones pero esto sucede muchísimo.
“Y en el área de la cultura hay tanto que hacer..., como por ejemplo la imagen que proyectan los medios de comunicación sobre las mujeres. En todos los países hay medios que incluyen a cuerpos de mujeres casi desnudas o hasta pedazos de cuerpos en sus portadas utilizándolas como objetos sexuales y la forma en que hablan de las mujeres es denigrante.
“Eso es parte de la cultura que, de acuerdo al art. 5 de la Cedaw (Convención  para la eliminación de todas las formas de discriminación contra las mujeres, por sus siglas en inglés), habría que cambiar. Pero hay muchas otras más que, precisamente, investigaré durante este año.

P-- ¿Cómo opera su nombramiento en términos de tiempo de labores, acciones y trabajo concreto? ¿Vendría a ser un cargo de funcionaria internacional?
A-- Este no es un cargo de funcionaria internacional porque no pertenezco al personal de Naciones Unidas y el trabajo es sin remuneración. Este nombramiento exige mucho trabajo y, por ende, será una carga más a mis labores como profesora y consultora en derechos humanos, pero también es una gran oportunidad. Antes de ser nombrada a una le preguntan si tiene el tiempo suficiente para asumir estas labores porque la ONU calcula que hay que dedicarle unos tres meses al año, a estas labores, aunque no de manera consecutiva.

P-- ¿Cuál será la primera acción de este grupo de personas expertas del Grupo de Trabajo y quiénes son las personas que lo integran y de qué continentes o países?
    A-- El grupo fue nombrado desde el 2011 pero la que estaba por América Latina renunció y entonces me nombraron a mí. El primer tema que escogió el grupo fue la participación política y ya existe un informe muy completo al respecto; el segundo aspecto a abordar la discriminación en el área económica y el informe acaba de ser presentado, este mes de junio. al Consejo de derechos humanos. El año entrante se presentará el informe sobre familia y cultura.


Las cinco regiones que integran este Consejo de Naciones Unidas son Asia, cuya representante es Kamala Chandrakirana de Indonesia; África, que la asume Emna Aouij de Túnez; Europa del Este, representada por Eleonora Zielinska de Polonia; América Latina y el Caribe, donde se acaba de nombrar a Alda Facio, y Canada, Estados Unidos, Israel, Europa y Australia tienen como su aliada a Frances Raday, israelí británica que además es la coordinadora del Consejo.
Actualmente, Facio es la directora del programa Mujer, Justicia y Género del Instituto Latinoamericano de la Naciones Unidas para la Prevención del delito y el tratamiento del delincuente (Ilanud), donde tiene  a su cargo de varios proyectos. Además, es consejera de la agrupación JASS (Asociadas por lo Justo), que integran mujeres de alto nivel de 13 países.  
Desde el 2000 a la fecha forma parte del grupo asesor de la International Women's Rights Action Watch de Asia y el Pacífico, para la promover y uso y la implementación del Protocolo Facultativo de la CEDAW.
También es profesora académica de los cursos sobre derechos de las mujeres de la Universidad de Toronto, Canadá y profesora en ese mismo tema en la Universidad para la Paz.

PUBLICADO: 26 de Junio, 2014 AUTOR: