Unicef denuncia exclusión que sufren millones de niños y niñas

  • Conversemos

  •  

Ante la próxima conmemoración del 25 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, un informe de Unicef subraya la necesidad de innovar para controlar las desigualdades que sufre esta población.

Para el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia ( Unicef), “ cada niño cuenta”; por eso, esta institución conminó hoy a los países del mundo a realizar un mayor esfuerzo y abordar el problema de las brechas de desarrollo que impiden disfrutar de sus derechos a las personas menores de edad más desfavorecidos de entre las 2.200 millones que hay en el mundo.

 En un informe presentado hoy, la agencia de la ONU para la infancia destaca la importancia de los datos para lograr progresos para los niños y exponer la inequidad en el acceso a los servicios y sistemas de protección, algo que perjudica las vidas de muchos de ellos. 

“Los datos han permitido salvar y mejorar las vidas de millones de niños, especialmente los más desfavorecidos”, dijo Tessa Wardlaw, jefa de la Sección de Datos y Analítica de Unicef. “Sólo se lograrán mayores progresos si sabemos cuáles son los niños que están más abandonados, dónde se encuentran las niñas y los niños que no van a la escuela, dónde hay enfermedades descontroladas o dónde falta saneamiento básico”.

 Desde que en 1989 se firmó la Convención de los Derechos del Niñose han logrado grandes progresos, al igual que en el avance de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de 2015. El informe más importante de Unicef, el Estado Mundial de la Infancia 2014 en cifras, indica que:
    

  • Unos 90 millones de niños que están vivos, pero que podrían haber muerto antes de cumplir los 5 años si las tasas de mortalidad infantil se hubieran mantenido en los niveles de 1990. En gran medida, esto se debe a los progresos en la prestación de servicios de inmunización, salud y agua y saneamiento.

  • Las mejoras en nutrición desde 1990 han producido un descenso de un 37% en el número de niños con retraso en el crecimiento.

  • La matriculación en la escuela primaria ha aumentado, incluso en los países menos desarrollados: mientras que en 1990 solamente 53 de cada 100 niños en esos países conseguían ingresar en la escuela, en 2011 el dato era de 81 de cada 100.
La inequidad de la infancia no será superada para el 2015, como lo procuraban los Objetivos del Milenio.
La inequidad de la infancia no será superada para el 2015, como lo procuraban los Objetivos del Milenio. FOTO: Shutterstock.com ampliar

    


    Aún así, las estadísticas del informe titulado Cada niño cuenta: desvelando disparidades, avanzando en los derechos de la infancia, también evidencia las violaciones contra los derechos de la infancia que se siguen produciendo:

  • En 2012 murieron unos 6,6 millones de niños menores de 5 años, sobre todo de causas que se pueden evitar, una violación de su derecho fundamental a sobrevivir y desarrollarse.

  • Un 15% de los niños del mundo se ven obligados a desempeñar trabajos que comprometen su derecho a la protección contra la explotación económica e infringe su derecho a aprender y a jugar.


Un 11% de las niñas están casadas antes de cumplir 15 años, lo que pone en peligro su derecho a la salud, la educación y la protección.

 Los datos también revelan diferencias e inequidades las cuales muestran que los avances en el desarrollo se distribuyen de forma desigual:

  • Los niños más pobres del mundo tienen tres veces ( 2,7) menos posibilidades que los ricos de ser atendidos por un especialista en obstetricia en su nacimiento, lo que aumenta el riesgo de que tanto ellos como sus madres sufran complicaciones relacionadas con el parto.

  • En Níger, todos los hogares urbanos, pero solamente el 39% de los hogares rurales, tienen acceso a agua potable segura.


En el Chad, por cada 100 niños que se matriculan en la escuela secundaria, solamente 44 niñas lo hacen, quedándose sin una educación y sin la protección y servicios que puede proporcionar la escuela.

El informe insta a los gobiernos a realizar una mayor inversión en innovación para corregir el error de la exclusión.



“Superar la exclusión comienza por disponer de datos inclusivos. Para mejorar el alcance, la disponibilidad y la fiabilidad de los datos sobre las privaciones que sufren los niños y sus familias, las herramientas para la recopilación y el análisis se modifican constantemente, al tiempo que se crean otras nuevas. Esto exigirá inversiones y un compromiso sostenidos”, señala el informe.

Mucha de la información sobre las situaciones de los niños proviene de las encuestas en los hogares, y especialmente las Encuestas Agrupadas de Indicadores Múltiples (MICS). Diseñadas y apoyadas por Unicef, son las autoridades estadísticas nacionales las que llevan a cabo las MICS, que proporcionan datos desagregados sobre una gama de temas que afectan a la supervivencia, el desarrollo, los derechos y las experiencias vitales de niñas y niños. Hasta la fecha se han llevado a cabo encuestas MICS en más de 100 países. En la última ronda de estas encuestas se hicieron entrevistas en más de 650.000 hogares en 50 países.