Smart working: más allá del teletrabajo

  • Conversemos

  •  

El teletrabajo está evolucionando a una rama llamada "smart working" o teletrabajo inteligente. Esta modalidad propone que los trabajadores no sólo pueden laborar desde sus casas, sino que lo pueden hacer en espacios que estén adaptados con las necesidades diarias de las empresas e instituciones, así como administrar con mayor autonomía su propio tiempo, respetando las fechas de entrega convenidas.

Esta evolución amerita que los colaboradores puedan desempeñar sus actividades en lugares no tradicionales, como oficinas compartidas de negocios, o en un restaurante o cafetería, siempre que cuenten con acceso a internet para estar conectados y cumplir con sus objetivos, sin tener una jornada laboral rígida establecida.

Juan José Cheng, asociado de Nassar Abogados e integrante de la práctica en derecho laboral de dicha firma, considera esencial que este tipo de forma de trabajar se base en una normativa o política interna emitida por las empresas e instituciones, para así evitar conflictos en las relaciones laborales, especialmente porque no existe regulación legal específica sobre el tema.

Cabe destacar que el teletrabajo y otras modalidades similares tampoco fueron objeto de regulación por parte la recién estrenada Reforma Procesal Laboral.

"El smart working surge como una alternativa que permite que el trabajador realice sus labores en forma remota, pero ya no es trabajo que necesariamente se debe hacer desde la casa, como se ha acostumbrado con el teletrabajo, sujetos a un horario con plena disponibilidad para responder como si estuvieran en la oficina. Más bien, el "smart working" se puede desempeñar desde cualquier sitio que tenga las condiciones. Hay personas que usan esta modalidad el cien por ciento de su tiempo, y lo hacen desde aeropuertos, hoteles o espacios abiertos, obligando a un cambio cultural en las compañías para que den libertad de priorizar las obligaciones y objetivos que cada persona tiene", apuntó Cheng.

También mencionó que el "smart woking" y el teletrabajo son formas de laborar que no se pueden adaptar para todos los puestos. Este es otro punto por el que es necesaria una directriz interna en cada empresa, en la que se clasifique cuáles puestos son elegibles para estas modalidades.

"La asesoría jurídica evalúa cuáles son los requerimientos de la empresa, se identifican los riesgos, se analizan las regulaciones legales aplicables, porque si bien es cierto no hay normas legales puntuales sobre el tema, lo cierto es que esa política interna debe ser compatible con la regulación vigente para no causar contingencias", explicó el especialista.

En la normativa interna a implementar, las empresas e instituciones públicas deben tomar en cuenta las regulaciones en torno a las jornadas laborales, las horas extra, las vacaciones, y hasta los costos asociados a la conectividad al servicio de internet, telefonía móvil o los equipos tecnológicos, si estos serán costeados por la empresa o por el colaborador, entre otras.

Esta forma de trabajo trae beneficios tanto para las empresas como para los colaboradores. En el caso de las compañías, se logra la reducción de los costos y colabora con la protección del ambiente en la medida que reduce el consumo de energía, papel y espacio físico.

Los trabajadores, por su parte, estarán más motivados a laborar en espacios en los que sientan más libres y con menos presión y además perciben ahorro en sus gastos, y pueden administrar su propio tiempo, generando más espacios de interacción con su familia y relaciones personales.

PUBLICADO: 22 de Agosto, 2017 AUTOR: