Cinco consideraciones para llevar a su perro a la playa

  • Conversemos

  •  

Las mascotas, en especial lo perros, se han vuelto parte de la familia. Para muchos, vacacionar sin ellos es simplemente imposible.

Al igual que nosotros, los animalitos requieren de algunos cuidados cuando van a la playa o disfrutan de un día soleado.

1. No corte el cabello. Si su mascota es de pelo largo, lo mejor es que no la lleve a la peluquería antes del viaje a la playa, ya que el pelo protege del sol. En especial si el perro es de pelo blanco y con piel muy clara.

2. Aplique bloqueador. ¿Quién va a la playa sin bloqueador? Nos atrevemos a decir que casi nadie y si lo hace, las probabilidades de quedar "como camarón" son altas. Lo mismo le sucede a un perro: la exposición al sol le puede ocasionar quemaduras en puntos donde no tiene suficiente protección, como en las ojeras y en el estómago. Puede utilizar algún bloqueador para niños. Eso sí, asegúrese de que no contenga óxido de zinc, ya que es dañino para animales domésticos.

3. Prepare el equipaje de su perro. Existen elementos indispensables para ir de viaje con un perro: sus papeles, la taza para tomar agua y la del alimento, premios para reforzar buenos comportamientos, bolsas para recoger sus excrementos, además de sus juguetes. No olvide llevar la correa y ponerle el collar con la identificación y número de contacto, en caso de que se llegue a extraviar.

4. Zonas despejadas. Lo primero es asegurarnos de que el lugar donde vamos permita el ingreso de mascotas. Tenga en cuenta que no se pueden llevar a todas las playas. Una vez allá, elija un sitio donde no haya mucha gente; no a todos les gustan los perros. Si se va a meter al mar, procure que no sea en un área muy profunda. Si es la primera vez de su mascota en la playa, no espere amor a primera vista con el mar: muchos pueden sentirse asustados y el acercamiento debe ser lento, sin obligarlos, natural.

5. No deje que camine por áreas calientes. La arena o el pavimento después de un rato elevan su temperatura. Tome en cuenta que los perros pueden andar sobre estas superficies, pero podrían llegar a quemar sus almohadillas y lesionarse.

Fuentes:

Gabriella Tami, doctorada en veterinaria y máster en etología. Fundación Affinity.

PUBLICADO: 27 de Diciembre, 2016 AUTOR: