Climatoterapia, clima para aliviar

  • Conversemos

  •  

Lluvia suave, reflejos verdes, canto de pájaros, la constante del agua fluyendo sobre la piedras. Existen pocas cosas tan sanadoras como la naturaleza y no cabe duda que nuestro cuerpo recarga energías cuando estamos en un ambiente natural. La técnica de la climatoterapia precisamente se trata de hacer uso de esa energía natural en un tratamiento integral, para generar una experiencia de alivio y tranquilidad. “La climatoterapia usa la influencia que el clima produce en las personas para tratar diferentes afecciones. El ser humano es producto de su medio ambiente y esto genera que los cambios climáticos repercutan de manera directa en su estado físico”, explica Lorena Herrera Webb, directora del Sanctuary Spa ubicado en The Springs Resort and Spa en La Fortuna de San Carlos, donde se está introduciendo este tratamiento. 
Clima para curar

Usar las condiciones del clima  para aliviar diferentes dolencias no es nuevo. Dejar la ciudad para recibir aire fresco y mejorar la salud incluso justificaba la construcción de hospitales y sanatorios en  climas más frescos o espacios con mayor naturaleza. Hoy en día se sabe que conocer las características del clima puede ser clave para sanar y aliviar.  “Cada clima produce estados diferentes. Las condiciones climáticas influyen así como la actitud y el estado físico y mental en que se encuentra la persona”, detalla Herrera.

La climatoterapia se basa en el conocimiento de los elementos que definen el clima de un lugar. Esto incluye la temperatura, la humedad, la cantidad de radiación, las cargas eléctricas, las precipitaciones, la presión atmosférica, el viento y también de la situación geográfica. Influye también la altitud, la cercanía con el mar o la presencia de nacientes naturales con alto contenido mineral. El clima de frío de montaña fortalece el sistema respiratorio y ayuda al sistema cardíaco, debido a que estimula la producción de glóbulos rojos. Un clima seco y soleado es ideal para las enfermedades respiratorias como el asma y la bronquitis así como para aliviar los efectos del reumatismo” señala.
Además, los lugares con la presencia de manantiales naturales, especialmente de termales, tienen beneficios para personas con retención de líquidos, con intención en mejorar el tono muscular  y especialmente para el alivio del estrés. La inmersión en este tipo de aguas, generalmente con gran cantidad de minerales, ayuda a la remineralización del cuerpo, la regeneración celular y la eliminación de células muertas (especialmente al usar mascarillas, envolturas o masajes con barro de origen volcánico).


El alivio en las faldas del Arenal
El clima montañoso de La Fortuna, donde la humedad y el calor se combinan con la cercanía del volcán Arenal, las aguas termales y la presencia de barro volcánico, hace que en esta zona se reúnan condiciones especiales que resultan ideales para la climatoterapia.“La climatoterapia en La Fortuna ofrece un destino de relajación que se acompaña del termalismo, el cual es generalmente lúdico, pero acá intentamos que se destaquen los beneficios de las aguas y sus minerales”, explica la especialista. Según Herrera esta nueva tendencia es popular en países como España, Alemania, Finlandia y Grecia entre otros. “Sólo en Costa Rica se tiene esta combinación única. Puede ser un destino familiar, pero también un destino que une clima ideal y tratamientos especializados de spa”, agrega.

Siguiendo esa visión, en The Springs el concepto se ha llevado al nivel de la elaboración de spa bungalows rodeados de naturaleza. Construidos en la cercanía de nacientes termales ricas en minerales como calcio, sodio, potasio, magnesio, sulfuro, hierro y otros, estos espacios facilitan un tratamiento de climatoterapia integral y energizante. La próxima vez que planee sus merecidas vacaciones considere un lugar, que además de alejarla de las preocupaciones diarias, ofrezca las condiciones climáticas que necesita su cuerpo.

FUENTES:
Lorena Herrera Webb, directora del Sanctuary Spa del The Springs Resort and Spa. Teléfono: 2401-3313 

PUBLICADO: 19 de Diciembre, 2013 AUTOR: