Guía sencilla de términos financieros

  • Conversemos

  •  

Seguramente en alguna conversación de mesa, en las noticias de la tele o en un periódico has visto o escuchado hablar del déficit, de la deuda, del superávit, etc. del país y de las carreras del Gobierno para tener control sobre estos temas.

Esos mismos términos aplican para las finanzas de tu casa, pues funcionan parecido, solo que a escala. Aquí te explicamos de manera sencilla cuáles son los conceptos básicos para hablar de dinero.

Davivienda, ahorro, presupuesto
Los activos deben ir creciendo. Estos son todos los bienes propiedades de ese pequeño país que es tu hogar. Todo lo que esté cancelado y que es tuyo suma como activos. FOTO: ampliar

Presupuesto: Es un cálculo que se hace al sentarse a definir los planes a futuro, aunque para un plazo bien delimitado. Por ejemplo, puede ser la previsión de gastos para el próximo año, o para cada mes. Es el cálculo de cuánto dinero vas a necesitar para cubrir todas tus necesidades, desde los pagos por alquileres o préstamos hasta lo que vas a gastar en salidas de fin de semana. El presupuesto también tiene un componente de ingresos, donde tenés que hacer una proyección de lo que vas a recibir.

Déficit: Esta palabra la habrás escuchado mucho en los últimos años en Costa Rica. Bueno, el problema es que lo que el Gobierno recauda por impuestos no le alcanza para cubrir todos los gastos que tiene. Lo mismo pasa en tu casa cuando el dinero simplemente no te alcanza. La forma de atacar un déficit es controlando los gastos, aumentando los ingresos o una combinación de ambos.

Superávit: Es la palabra que todos soñamos incluir al presupuesto del hogar. Se trata de que haya un sobrante de dinero después de cubrir todos los rubros incluidos en el presupuesto. Si te pasa esto, en vez de pensar en gastarlo, pensá en ahorrarlo de una vez.

Pasivos: Son las deudas que tenés. El ejemplo más típico es la mensualidad al banco por concepto de hipoteca de la casa, o el préstamo del carro. También hay que incluir los saldos de las tarjetas de crédito o electrodomésticos que no se pagaron de contado.

Activos: Son todos los bienes propiedad de ese pequeño país que es tu hogar. Si tuvieras un carro ya cancelado, si todos los muebles están libres de deudas o la refri que te quedó guardada cuando cambiaste por otra... todo eso suma como activos.

Etiquetas