El salvavidas de la refundición de deudas

  • Conversemos

  •  

La refundición de deudas es un salvavidas indispensable cuando la acumulación de pagos mensuales nos está llegando hasta el cuello.

Esta situación se presenta si las deudas sumadas (de cualquier tipo) son tan grandes que consumen una gran parte de los ingresos, tanto, que ni siquiera es posible atender los gastos básicos. Entonces, se forma un efecto de bola de nieve: para salir de apuros usamos la tarjeta de crédito; esto significa que al mes siguiente la cuota será mayor.

Davivienda, ahorro
Cuando no podemos atender gastos básicos porque una gran parte de nuestros ingresos se nos van pagando deudas, es hora de pensar en una refundición. FOTO: ampliar

Como estamos todavía más apretados, hay que seguir comprando a crédito, lo cual obviamente reducirá aún más los ingresos la siguiente vez.

Algunas ocasiones, incluso, la bola de nieve se forma entre tarjetas de crédito: la persona usa una para cubrir el pago mínimo de la otra.

En algún momento, el círculo vicioso se hará enorme y ya no será posible atender ni siquiera la cuota mínima.

Es hora de buscar ayuda. Davivienda cuenta con la mejor asesoría para la persona pueda empezar a revertir esa situación mediante un crédito de refundición de deudas.

"Al mejorar el flujo de caja con la refundición de deudas, el paso siguiente es aprovechar dinero "extra" para emprender un plan de ahorro. Así se podrá maximizar ese esfuerzo y empezar a salir de la deuda cuanto antes."

Este préstamo consiste en sumar todos los otros compromisos y concentrarlos en una sola cuenta. Es necesario tener un respaldo, que usualmente es un bien inmueble, para que banco preste el dinero contra esa garantía.

Al ser préstamo hipotecario (es decir, contra una casa, lote, apartamento, etc.) los intereses son menores y los plazos más largos. Esto se traduce en mejores cuotas, que sin duda serán mucho menores que la suma de las cuotas de todos los otros préstamos.


Al final, entonces, la persona va a mejorar su flujo de caja mensual, pues tendrá más dinero disponible. Su salario, o cualquier otro ingreso, quedará desahogado.

Los vehículos difícilmente sirven para poner de garantía en un crédito de refundición de deudas, por la depreciación. Es mejor utilizar una propiedad.

Etiquetas