'Pícnic' citadino: Aprópiese de los parques josefinos esta Semana Santa

  • Conversemos

  •  

Canasta llena de delicias, mantel de cuadros bajo el brazo y actitud de pasarla bien entre familia y amigos. No hace falta escapar de la capital en estos días de descanso para salir de la rutina. Basta con dejarse conquistar por la brisa fresca y los rayos del sol, mientras se tiende en el zacate.

El Parque o Jardín de Francia, localizado en barrio Escalante, es la sede por excelencia de los entusiastas del pícnic. En los últimos meses, este parque capitalino se ha llenado de manteles, cobijas, bocadillos y selfies. Sin duda, está de moda hacer un día de campo en este barrio, que es el nuevo corazón gastronómico de San José. Su ambiente verde y rodeado de flores y la fuente en el medio lo hacen un escenario perfecto para un banquete campestre.

Parque Francia

El Parque Nacional es un escenario popular para parejas de enamorados y señores que acostumbran poblar sus bancas de piedra y discutir apasionadamente sobre la realidad nacional. Bordeado por las avenidas 1 y 2, este parque es espacioso y sus zonas verdes son perfectas para tender un mantelito y sentarse a comer y a hablar por horas.

En este parque se encuentra el Monumento Nacional, que conmemora el triunfo de las naciones centroamericanas sobre las fuerzas invasoras de William Walker, que intentaron apoderarse del istmo centroamericano entre 1856 y 1857. Además, en uno de sus costados puede encontrar la cafetería Maza Bistró que desde hace pocos meses facilita la logística de un pícnic pues le alista su pedido en una canasta con mantel incluído y hasta le ayuda a llevarla hasta el parque. Conozca más en esta nota.

Parque Nacional

Siguiendo sobre el Paseo de las Damas, se ubican los parques España, Jardín de Paz y el Morazán, en este último se sitúa el llamado Templo de la Música, lugar de reunión de amantes del arte.

El Parque España y el Morazán son escenarios pintorescos para un desayuno, brunch o almuerzo familiar o de amigos. Lo importante es apropiarse de la ciudad y de los espacios verdes que esta nos ofrece. Los perros son bienvenidos también.

El Jardín de Paz, frente a la famosa escuela metálica y a un costado del Parque Morazán, es un lugar lindo para juntarse a comer. Su cercanía con grandes representantes de la arquitectura josefina hace que usted no solo coma y beba rico, sino que su vista se deleite con la belleza de estas edificaciones.

También están los espacios verdes más amplios, un poco salidos del centro capitalino, pero perfectos para un pícnic: el Parque Metropolitano la Sabana, a un costado del Estadio Nacional, o el Parque Metropolitano de La Paz, al sur de la ciudad en el distrito de San Sebastián. Allí hay espacio suficiente para complementar su día de campo con la práctica de algún deporte o volar un papalote. Las opciones son infinitas; todo dependerá de su imaginación.

La Sabana

Esenciales para un día de campo en la ciudad:

Ropa cómoda: los jeans o los shorts son por excelencia sinónimo de comodidad. Ropa fresca, zapatos bajos y cómodos y hasta un sweater por precaución ante el impredecible clima costarricense son compañeros perfectos para hacer de San José su restaurante.

Comida práctica: bocadillos que se transporten y se consuman fácilmente como los tradicionales sándwiches, wraps, queso, frutos secos y semillas, chips con algún dip, detalles dulces y todo aquello que no requiera cubiertos o demasiada complicación son opciones ideales.

Bebidas refrescantes: Es probable que haga calor, así que hidrátese bien con agua, refresco, jugo o lo que guste. Recuerde que las bebidas alcohólicas no son permitidas en los espacios públicos.

Mantel: Si en su repertorio no está el típico mantel de cuadros, puede llevar cualquier mantel - ojalá de un color más oscuro, por aquello de las manchas de zacate y comida- o incluso una manta, sábana o cobija liviana. La cosa es estar cómodo y evitar el contacto con el piso o el césped.

Platos, vasos y cubiertos: Lo mejor es que opte por unos reutilizables pero de material resistente como plástico, madera o hierro que pueda usar y luego llevar a casa. De lo contrario, puede llevar desechables, solo recuerde utilizar los necesarios para no contaminar de más. En lo que se refiere a la vajilla desechable, también hay opciones biodegradables o recicladas. ¡Recuerde las servilletas!

Protección solar:No se le ocurra salir de casa sin antes aplicarse bloqueador en cara y cuerpo. Lo mejor es que lo lleve con usted, para reaplicarlo en algún momento de su día campestre. También puede optar por sombreros y gorras, para proteger su rostro de la radiación solar.

Lentes de sol: Un básico para el pícnic. Con ellos no tendrá que preocuparse por la dirección del sol para ver a sus interlocutores.

Canasta o bolso: Nada más romántico que una linda canasta de mimbre. Si no cuenta con una, puede depositar mantelito, comidas y bebidas en un bolso espacioso. Si necesita mantener algún alimento o bebida frío, deberá pensar en llevar consigo una hielera.

Bolsa para la basura: El respeto por la naturaleza es básico. No nos puede faltar una bolsa para desechar lo que no necesitemos y depositarlo en el basurero.

Haga suya nuestra capital esta Semana Santa y tenga un día diferente.

PUBLICADO: 23 de Marzo, 2016 AUTOR: