Una mirada a Cassis, Francia

  • Conversemos

  •  

El sol brilla y el viento mistral nos golpea en la cara. Conducimos por una carretera serpenteante que nos lleva a través de montañas, rocas blancas y viñedos. De pronto el paisaje se abre y frente a nosotros una ciudad mira con serenidad el imponente e intenso azul del mar mediterráneo. Hemos llegado a Cassis.

Cassis es un pueblo de tan sólo 8.000 habitantes localizado a 20 kilómetros de Marseille, en el corazón de un parque nacional costero. La ciudad está rodeada de un maravilloso paisaje de árboles de pino, rocas blancas y viñedos que se extienden hasta el mar Mediterráneo. 

Las playas de Cassis están certificadas con la Bandera Azul Europea.
FOTO: Isabel Arauz ampliar

Su arquitectura y oferta cultural la convierten en una joya del estilo provenzal y de los típicos pueblos pesqueros franceses. La localidad se encuentra protegida por dos monumentos naturales: al este el Cabo Canaille (el acantilado costero más alto de Europa), que la protege del viento mistral, y al oeste el peñasco calcáreo de Calanques que se levanta imponente sobre aguas de un intenso color turquesa.

Con el objetivo de preservar su centro histórico y sus alrededores naturales, Cassis se ha definido como un “territorio sostenible”; desarrollándose a nivel urbano según los principios de la protección ambiental  y la responsabilidad social. Es por ello que el tema medioambiental abarca todas las facetas de la vida local en Cassis, tales como: su economía, estilo de vida, cultura, herencia y formas de recreación.

Gracias a ello es que las playas de Cassis están certificadas con la “Bandera Azul Europea” por la limpieza de sus aguas y la ciudad ha sido galardonada en la “Competencia Nacional de Decoración Floral Urbana”, por sus bellos espacios florales.

Cassis vive al ritmo de las cuatro estaciones, ofreciendo a sus pobladores y visitantes todo tipo de eventos que combinan cultura y estilo de vida. Durante todo el año es posible disfrutar ahí de exposiciones de libros, fotografía, arte, gastronomía y degustaciones de vinos; además de las actividades tradicionales, tales como los mercados de pulgas (segunda mano) y el bello mercado de navidad.

Degustación

La fama del vino de Cassis tiene una larga historia. Se supone que los griegos, que fundaron la ciudad de Marseille, destinaron esta región para desarrollar sus conocimientos en la producción de vino y existen textos que datan del siglo XII, que confirman la temprana actividad vinícola en Cassis. 

En el siglo XVI, el rey René impulsa la actividad viñera e introduce la variedad de uva Muscat en su producción. Así los vinos blancos, rosados y tintos con denominación de origen de esta región ganan renombre. Durante el siglo XIX una plaga destruyó los viñedos provenzales y fue hasta a mediados del siglo XX, cuando éstos pudieron ser rescatados, gracias a nuevas técnicas traídas de EEUU para injertar las plantas.

Cassis se ha definido como un territorio sostenible y su desarrollo va de acuerdo con los principios de protección ambiental.
FOTO: Isabel Arauz ampliar

"Actualmente alrededor de la ciudad de Cassis es posible encontrar unos 12 viñedos y vinerías, que pueden ser visitados por los turistas. "

 

Por su parte, la gastronomía local es privilegiada por la excelente calidad de sus productos regionales, tales como: Mariscos, frutas, verduras, aceitunas, ajo y aceite de oliva. Éstos combinados con especias nativas como el romero, el tomillo y la lavanda, convierten a sus platillos en un verdadero deleite culinario para el visitante, que logra así degustar en Cassis lo mejor de la comida provenzal.

Albergue

Cassis ofrece gran variedad de hoteles, casas, pensiones y albergues para hospedarse. Muchos de ellos tienen vistas extraordinarias, terrazas con jardín o piscinas.

La maravilla de pasar unos días frente a la costa azul del Mediterráneo francés tiene su precio. Las tarifas más módicas para las habitaciones ( chambres) rondan entre los 60 y los 120 Euros por noche y los lugares más lujosos llegan hasta los 400 Euros.

Para quienes gustan de lo sencillo, del contacto con la naturaleza y de acampar, “Les Cigales” ofrece espacios para camping por sólo 5 Euros, cobrando una entrada de 8 Euros por persona y de 3 Euros para niños menores de 7 años.

Actividades

En Cassis se pueden hacer tours en barco, bucear, hacer senderismo, alquilar bicicletas, visitar exposiciones, conciertos y viñedos; así como tiendas de arte, libros y de souvenirs. Durante todo el año hay eventos especiales que destacan las múltiples facetas de la región y las particularidades de cada temporada. 

La ciudad se destaca por su competencia internacional de mountain bike (marzo), sus exposiciones de arte al aire libre (cada domingo de abril a octubre), su feria primaveral del libro (abril-mayo) y su regata de botes tradicionales (mayo). 

Los meses de verano (junio, julio, agosto) se caracterizan por la Fiesta de la Música, la celebración de San Juan (la noche más corta del año), los fuegos artificiales y la Fiesta del Mar, en la que los pescadores salen con sus botes para honrar a su santo patrono, San Pedro.

Durante el otoño (setiembre, octubre, noviembre) se celebran el día del patrimonio cultural, la feria de los artesanos, caminatas en las montañas, el mercado de pulgas y la regata francesa “Cassis Race” con alrededor de 300 participantes. En el invierno Cassis se enorgullece por tener uno de los más bellos mercados tradicionales de navidad y por su pastoral, una reconstrucción musicalizada de la historia del nacimiento de Jesús al estilo provenzal.

Cassis ofrece no uno, sino muchos motivos para ser visitada y admirada; motivos que la han convertido con razón en una de las ciudades mimadas por Poseidón.


Fuente: Oficina de Turismo de Cassis.

Sitio oficial: http://www.ot-cassis.com/en