La Estación, la heladería que evoluciona a los helados Dos Pinos

  • Conversemos

  •  

Cuando nos enteramos de que la marca Dos Pinos se lanzó a crear su propia heladería decidimos ir a investigar qué sucedía. Con ilusión, nos encontramos con un sueño hecho realidad para todos los amantes de los postres, los que matan por un dulce después del almuerzo y de quienes se declaran aficionados de las Cremoletas y Chocoletas desde su más tierna infancia. 

La nueva propuesta se llama La Estación y ofrece una gran variedad de helados: bolitas de helado en conos, batidos con algún producto conocido -como Cremoletas o Krunchy-, o pasteles de helado para festejar ocasiones especiales.

La propuesta tiene dos años de haberse generado y apenas una semana de inauguración. Sin embargo, la espera valió la pena pues en su primer día recibieron alrededor de 800 clientes.

Krunchy Taco -un taco de la misma pasta del cono azucarado con chocolate y mani en los bordes relleno del helado de crema y cubierto con una capa de chocolate y maní-.

"Ha sido una locura, no nos lo imaginábamos. Todo parecía decir que teníamos un concepto muy diferenciado, pero jamás nos imaginamos esto. El primer día atendimos casi 800 personas, es una locura. Estamos esperando en un mes normal de operación recibir unas 300 personas. Pero ahora, en el segundo día, tuvimos 900 y el domingo casi 1000", aseguró Alonso Leitón, director corporativo de mercadeo, investigación y desarrollo.

Según Leitón, con el éxito de aquellos días también vinieron los apuros. La liquidación de las materias primas en horas los obligó a trabajar por las noches y a acelerar al máximo la producción en planta de algunos productos como el sobre del Krunchy Taco -un taco de la misma pasta del cono azucarado con chocolate y mani en los bordes relleno del helado de crema y cubierto con una capa de chocolate y maní-.

"Son problemas con los que uno se estresa al inicio, pero luego uno piensa: bueno, que chiva esto que está pasando. El primer día se me ocurrió dar Guayabitas en la fila mientras la gente esperaba y les decía: vea que pena pero desde aquí va a durar dos hora y la respuesta era que se quedaban esas dos horas por su helado", cuenta.

Detalles. Cada detalle está sumamente cuidado. Los pinos que caracterizan la marca se pueden ver en los macarons, en los capuchinos y hasta en las galletitas para acompañar.

Sólo en este lugar podrá sentarse en un cremoleta de fresa gigante, o ver cómo las clásicas botellas de leche se transformaron en elegantes y estéticas lámparas.

En su entrada está el carrito que ahora se une a la línea de íconos del negocio. Desde aquí podrá realizar su pedido. También podrá programar la música que desee a través de la página en Facebook y su sitio oficial, o ver como las fotografías de su visita a La Estación pasan en el panel digital que cubre una de sus paredes.

Las particularidades no están solo en el inmueble. La barra de opciones para crear su postre es sumamente basta. La fusión con Gallito resultó perfecta, el menú de toppins incluye guayabitas, milanes, tapitas, mani, chispas de chocolate, fresas y la inigualable leche Pinito.

Un punto único de La Estación es que todos sus helados están elaborados con la base del Deleite, el helado premium de la marca, lo que convierte, por ejemplo, a los clásicos fresa y limón en postres mucho más cremosos.

En conclusión, si es amante de los postres debe visitar La Estación, eso sí vaya con la mente abierta y dispuesto a romper la dieta. Vale la pena. Están ubicados en Escazú Vilage, Trejos Montealegre. 

Abajo un extracto de la entrevista con Alonso Leitón, director corporativo de mercadeo, investigación y desarrollo.

¿Cómo nació la idea una heladería?

El proyecto arrancó hace dos años con el entendimiento de quiénes eran los jugadores de los canales de heladerías ya que es un canal formal pero no hay mucha información. Empezamos a detectar quienes eran los más importantes, para que grupos se dirigían y a cuáles sectores económicos.

Teníamos muchas dudas en si usar o no la marca Dos Pinos en las heladerías, al inicio nos sonaba más la marca Deleite, que es la premuim.

Hace un año y tres meses empezamos a acelerar el paso con la contratación de empresas para el desarrollo del software. El testeo con población joven nos abrió ideas como la de que son los mismo visitantes los que eligen qué tipo de música suena en el local desde sus celulares.

Todos sabíamos que habíamos dedicado tiempo, pero no nos esperabamos esta reacción, ha sido espectacular.

El concepto se probó en Guatemala y Panamá con el fin de que sea exitoso en el momento en que se llegue a ampliar.

¿Les funcionó usar la marca Dos Pinos?

Nos funcionó muchísimo, la gente le dio mucho valor a los productos. Recuerdo cuando la agencia de publicidad nos presentó el concepto creativo y siempre dijo: "Es un lugar donde te vas a comer los productos Dos Pinos de una forma que jamás te habías imaginado"

Entonces, imagínese que al Krunchy le pudo agregar más cosas o que a una chocoleta le puso más toppings. Desde ahí es diferente, por ejemplo el batido de cremoleta lleva una cremoleta, pero también lleva más leche, más helado, fresas... todo hace que sea una experiencia completamente distinta.

En definitiva son cinco los productos que están compitiendo por volverse protagonistas de La Estación.

Los Krunchy taco, Epic Cono -un helado gigantesco es un cono azucarado con cobertura de chocolate y maní que trae una cremoleta, un mmmío y dos bolas de helado-; el sushi helado y finalmente los batidos de Cremoleta y Krunchy, se están llevando el 65% de las compras de este negocio.

¿Por qué La Estación?

Empezaron varias propuestas que testeamos y que además estaban disponibles legalmente, vimos que ese nombre, más el carrito de helados más la carita de los pinos le pareció bonito al consumidor y lo percibió como una estación distinta de helados.

¿Existe un apoyo adicional por tratarse de una marca nacional?

Dos Pinos es el Lovemark costarricense numero uno. Más grande que otras muy queridas en Centroamérica como Coca Cola o Maggi.

Esta es una marca que la gente quiere y valora muchísimo. Otro aspecto que se está viendo a favor es que se trata de todo un proceso de rejuvenecimiento. Lo podemos ver en los empaques, en el tono de la comunicación, en como en lugar de dos pinos normales ahora tenemos una carita feliz que es la que se mete en el logo.

La compra de Gallito fue otro tema que le dio mucha validación a la empresa de que está rescatando otros íconos. Los productos Gallito son parte de los toppins que se puede agregar a los productos de la heladería.

Es una marca que la gente ha querido, que la gente añora y es parte de su vida.

¿Qué distingue a esta heladería?

Todo, pero una de ellas es la plataforma digital. Usted llega al punto de venta, lo que factura está conectado directamente. Tiene un puesto (carrito de helados) desde donde puede realizar su orden.

La música que se escucha es programada por los visitantes. Ellos se meten a la página y usan el hashtag con el link de la canción en Youtube y la música se programa.

Si se tomó una fotografía la sube a la página en Facebook y al utilizar el h hashtag #laestación ya se muestra en las pantallas del negocio.

Dentro de dos semanas sale una aplicación en la que se podrá comprar a través del app y solo pasar a recoger y todo está integrado por un desarrollo tecnológico que duró cerca de un año en su desarrollo.

Nos ha costado que el consumidor disfrute de esta experiencia por lo lleno que ha estado, pero bueno, hacia allá vamos. Con esto pretendemos entrar al negocio de las heladerías con una ecuación de valor muy distinta.

Epic Cono -un helado gigantesco es un cono azucarado con cobertura de chocolate y maní que trae una cremoleta, un mmmío y dos bolas de helado-

¿Tienen planeado una segunda Estación?

Sí, ya los planos fueron entregados al centro comercial. Abrimos en Lomas del Este, en Villas de Ayarco. En teoría estamos listos para junio, dependemos del centro comercial.

¿Cuál fue la inversión de este proyecto?

Esta primera heladería nos costó un poco más de $150.000, sin los procesos previos.

PUBLICADO: 17 de Marzo, 2017 AUTOR: