En la Gran Manzana se vive la fiesta de fin de año

  • Conversemos

  •  

Cae nieve, el reloj marca las 8:00 a.m. y por la ventana solo se ven pequeños copos que poco a poco empiezan a cubrir lo gris y a convertirlo en blanco. Fue una corta nevada. A eso de las 10:00 a.m. la nieve había cesado pero el frío empezó a azotar.

A pesar de eso, Nueva York no había dejado de brillar. La algarabía en las calles y la decoración que junto a la nieve dan la alusión de un fin de año como de película, reunía a cada hora más y más personas en Manhattan. Estoy segura que Times Square era su objetivo final. 

Mientras el reloj iba en cuenta regresiva para el nuevo año, había que aprovecharse para conocer más destinos de la cosmopolita ciudad. El Central Park es un buen punto de partida, recorrerlo es encontrar en cada camino sorpresas arquitéctonicas que enamoran a extranjeros y locales.

Fuente Bethesha, Central Park.
FOTO: Jose Redondo ampliar

Los puentes, túneles, la vista victoriana que aporta el castillo Belvedere en la calle 79 y continuar caminando para encontrarse con las terrazas y la impresionante fuente Bethesha con la escultura neoclásica del Ángel del Agua en el punto más alto de su estructura, es un deleite a la pupila.

Siguiendo los caminos del pulmón de Manhanttan, en calle 72,  encontrará  el famoso The Loeb Boathouse donde puede almorzar o simplemente degustar un café. Si usted es de las que gustan caminar, le diría que siga el camino que la llevará hasta el hotel Plaza por la calle 59 y la Quinta Avenida pero, si lo prefiere puede hacer el mismo recorrido en un carruaje. Ahora bien, New York es para todos los gustos y si prefiere llegar a un punto más cultural en la calle 59 Oeste y la Octava Avenida podrá observar la fuente Columbus Circle, que se destaca por su imponente estructura y frente a ella el famoso edificio Lincoln Center. Reconocido por ser un complejo de edificios que alberga The Metropolitan Opera, New York City Ballet y New York City Philarmonic, entre otros; además en él se realiza desde hace varios años la Semana de la Moda.

El árbol de la plaza de Rockefeller Center.
FOTO: Jose Redondo ampliar

 

En cualquiera de estos dos puntos, prefiera el metro para transportarse hasta las calles 47-50 y llegar al Rockefeller Center, un lugar que llamará su atención por su impresionante decoración navideña y por su gran árbol de navidad sobre la pista de patinaje. 

Una vez allí, no deje de visitar Top of the Rock, el edificio con la mejor vista de Manhanttan. El Central Park le sorprenderá desde las alturas y el Empire State se mostrará imponente en la ciudad. 


A una calle, podrá ver la Catedral de San Patricio diseñada con un estilo neogótico en 1865 y si continua su recorrido sobre la Quinta Avenida verá las tiendas de grandes diseñadores, hasta que en la calle 42 se encontrará con Bryant Park un parque a la francesa y que en los meses de noviembre y diciembre se convierte en un sitio de entretenimiento familiar gracias a la pista de patinaje sobre hielo y al pequeño mercado que se puede ver a su alrededor. 

Una vez allí, no desaproveche la oportunidad de ingresar a la Biblioteca Pública de Nueva York, una de las más importantes en el mundo, además de ser un espacio de inspiración para el sétimo arte.

Para que no se quede sin campo y ya que está sobre la calle 42 oeste, diríjase hace Broadway para encontrarse con Times Square, donde los preparativos y la gran esfera que descenderá en el último minuto del año se pueden ver en el edificio más alto de este concurrido lugar. 


Si no logra conseguir un buen campo en la 42, hay bares en la misma calle que ofrecen una tarifa para degustar y luego salir a ver el espectáculo que tiene más 100 años de realizarse.

Una tradición desde 1907

Desde las 6:00 p.m. la gran esfera, que mide apróximadamente 3 metros de diámetro y fue diseñada por la compañía Waterford, asciende al punto más alto del edificio en la 42 y Broadway.  

Allí millones de personas en las calles neoyorkinas esperan a que el reloj marque las 11:59 p.m. para verla descender y celebrar la llegada de un nuevo año con gente de varias nacionales y una gran fiesta acompañada de espectáculos musicales y confeti que cae desde todos los edificios alrededor. Al ser las 12:00 m.n. se ilumina el nuevo año y es solo cuestión de minutos para que la  ciudad vuelva a la normalidad.

El frío continúa en Nueva York, ya no hay nieve. Pero no olvide que la ciudad tiene mucho qué ofrecer, así que aproveche para visitar otros sitios que le sorprenderán por su legado e historia.

Otros sitios qué visitar:

  • Empire State: Si es la primera vez en la ciudad se debe subir hasta el último piso. Sin embargo, la mejor vista de la ciudad la ofrece Top of The Rock.
  • Estatua de la Libertad: Si quiere verla un poco más de cerca tome el Ferry de Staten Island es Battery Park, al sur de Manhattan. Es gratuito y una vez que llegue a Staten Island vuelva a tomar el ferry de vuelta a la ciudad. 
  • La Gran Central: Este hermoso edificio cumplió 100 años en febrero del 2013. Verá como se destaca por su impresionante diseño arquitectónico. 
  • Los museos: El Museo Metropolitano de Nueva York, El Museo de Arte Contemporáneo, el de Ciencias Naturales y Guggenheim.