Unesco declara patrimonio inmaterial la cocina tradicional japonesa y dieta mediterránea

  • Conversemos

  •  

La dieta mediterránea y la cocina japonesa fueron declarados patrimonio inmaterial de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura  (Unesco).

La dieta mediterránea, que representan Chipre, Croacia, España, Grecia, Italia, Marruecos y Portugal,  comprende un conjunto de conocimientos, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos y cosechas agrícolas, la pesca y la cría de animales, y también con la “forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos”.

“Comer juntos es uno de los fundamentos de la identidad y continuidad culturales de las comunidades de la cuenca del Mediterráneo”, concreta.

Alrededor de la comida japonesa hay un amplio escenario cultural que destaca los valores de hospitalidad,diálogo intercultural y creatividad para poder cocinar.
Alrededor de la comida japonesa hay un amplio escenario cultural que destaca los valores de hospitalidad,diálogo intercultural y creatividad para poder cocinar. FOTO: Shutterstock.com ampliar


Según la Unesco, este elemento del patrimonio cultural inmaterial “pone de relieve” los valores de hospitalidad, buena vecindad, diálogo intercultural y creatividad, y además desempeña un “papel esencial de factor de cohesión social” en los espacios culturales, festejos y celebraciones.


También la cocina tradicional japonesa, conocida como “washoku”, es ahora parte de la lista de patrimonio cultural inmaterial de la Unesco.


La Agencia de Asuntos Culturales destacó que el comité intergubernamental de la Unesco que aprobó la inclusión durante su junta en Baku  (Azerbaiyán) valoró mucho el espíritu y la tradición de respeto a la naturaleza asociado al “washoku”.


“Estamos realmente contentos. Nos gustaría continuar transmitiendo la cultura culinaria japonesa a las generaciones venideras”, dijo el primer ministro, Shinzo Abe, en un comunicado.


“También nos gustaría esforzarnos más para que la gente de fuera de Japón aprecie las cualidades del “washoku“, añadió Abe en el documento.


“El reconocimiento de la cocina japonesa se incrementará con toda seguridad. Espero que la gente de todo el mundo se familiarice con ella y la promueva”, dijo por su parte Kiyotoshi Tamura, representante de la asociación que promociona la restauración de este país en el extranjero, en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo.


El Gobierno propuso a la Unesco registrar la comida tradicional en su lista en 2012 como resultado de la campaña iniciada antes por la Academia Culinaria Japonesa, una organización sin ánimo de lucro compuesta principalmente por chefs de Kioto, antigua capital imperial del país.


En su propuesta, titulada “Washoku: Culturas alimentarias tradicionales de los japoneses” el Gobierno defendió la “gran diversidad” de su comida debido a condicionantes históricos y geográficos, lo que ha propiciado el uso de múltiples productos agrícolas y del mar.


Hasta ahora solo cuatro culturas gastronómicas habían sido incluidas por Unesco en su lista de patrimonio intangible: la cocina tradicional mexicana, la dieta mediterránea, la cocina francesa y el “keskek”, una plato ceremonial que se sirve en regiones de Turquía, Grecia o Irán.