Visitar este zoológico es una manera de ayudar a los animales silvestres

  • Conversemos

  •  

Andrea, una emú amigable, nos espera en la entrada del parque; 12 hectáreas de bosque secundario la rodean. Hacia adentro vive en plena libertad; hacia fuera la carretera, los cazadores y las personas que la quieren como mascota son sus amenazas.

Todos los animales del zoológico y centro de rescate La Marina, tienen nombre. No es por una cuestión de personificación sino por empatía y para ubicarlos más fácil. Así lo han decidido los encargados de este lugar, que desde hace 24 años abrió sus puertas al público y desde hace 11 son una fundación.

Zoológico La Marina
FOTO: ampliar

Hace aún más tiempo, alrededor de 58 años, La Marina inició como una finca donde los peones llevaban a animales que encontraban heridos, los curaban y los devolvían a su hábitat. En esencia, las acciones son las mismas, se reciben animales silvestres, una veterinaria los evalúa, se les da el tratamiento de recuperación y, si las condiciones lo permiten, se libera en un entorno natural y seguro.

Los animales llegan por múltiples razones: víctimas de cacería ilegal, destrucción de sus hábitats, atropellos o decomisos de familias que tenían a un animal silvestre como mascota. Este último es el caso de Nosara, una jaguar que era mascota en Guanacaste y ya nunca podrá ser regresar al bosque pues está demasiado domesticada. Nosara vive en una jaula amplia con troncos donde escala, duerme y juega. De la misma manera viven varios felinos: el elegante puma, el leopardo, el ocelote, el manigordo, las leonas, el gato de savannah, entre otros.

Zoológico La Marina
FOTO: Osvaldo Quesada ampliar

Ellos son solo una pequeña parte de la fauna de La Marina, pues ahí habitan entre alrededor 480 animales y 96 especies diferentes como lapas, pericos, búhos, saínos, serpientes, monos, avestruces, venados, cocodrilos, zopilotes, etc. Eso sí, la población van rotando pues la idea es que los animales sean liberados, principalmente por responsabilidad ambiental, pero también porque se necesita el espacio y el dinero para recibir más pacientes.

Antes de la liberación, los miembros de la Fundación de La Marina, junto con personeros del Minae, buscan el mejor hábitat para reintroducir al animal y asegurar que no sea víctima de cazadores. Además, todos los animales que salen de La Marina llevan un chip que ayuda a contabilizar y tener la información de cada individuo.


La Marina se convirtió en un zoológico como una manera de recibir ingresos que permita la operación del centro de rescate. Está abierto al público todos los días del año de 8 a.m. A 4 p.m. y las entradas tiene un valor de ₡2000 los niños y ₡3000 los adultos.

PUBLICADO: 03 de Octubre, 2014 AUTOR: