Las aguas termales son una fuente de juventud, belleza y salud

  • Conversemos

  •  

Además del calor, las aguas minerales están cargadas de propiedades beneficiosas para nuestro organismo; por ello, sumergirse en una de estas piletas naturales es casi como sumergirse en una fuente de eterna juventud. Estas aguas provienen del subsuelo, algunas son calientes por estar cerca de una vena volcánica, otras por lo profundo de su origen.

Costa Rica tiene varias zonas privilegiadas con nacientes de termales y en algunas de ellas se han hecho estudios para analizar su composición química. Según cuenta Kathleen Arden, propietaria del centro turístico Bio Thermales Hot Springs, se determinó que las aguas contienen calcio, magnesio, sulfatos, sodio, potasio y biocarbonatos.

Centro Turístico Termales Hermosa, La Palmera de San Carlos
FOTO: Osvaldo Quesada ampliar

Por su parte, Jorge Abarca, dueño de Termales Agua Hermosa, explica que el cuerpo es como la tierra y absorbe los nutrientes que necesita y estas aguas son fuente de diversos elementos para la piel y el organismo. Además, el agua es relajante y alivia dolores musculares; por ello, es recomendada para personas que padecen de reumatismo, fibromialgia y problemas circulatorios.

Los manantiales de aguas minerales bicarbonatadas se consideran más beneficiosas para relajar los músculos, estimular la circulación cardiovascular, y calmar el sistema nervioso. Los elevados niveles de calcio y magnesio de las aguas ayuda a relajar los músculos y reducir el estrés, mientras que el alto contenido de sodio puede aliviar los síntomas de la artritis. La calidez de estas aguas también es calmante para el dolor muscular, la tensión y el estrés.

Centro turístico Bio Thermales Hot Springs
FOTO: Osvaldo Quesada ampliar

No hay mayores contraindicaciones, todas las personas sanas, de todas las edades pueden beneficiarse de este líquido que emana de la tierra. No obstante, si alguien presenta una condición médica grave debe consultarle a su médico sobre las recomendaciones. Quienes sufren de presión alta deben tener precaución pues las altas temperaturas del agua les pueden subir el ritmo cardiaco y por ello deben ser prudentes con el tiempo de inmersión.

La mayoría de centros turísticos de Costa Rica ofrece piletas o piscinas con distintas temperaturas. Esta gama permite a los visitantes descubrir y disfrutar de su nivel preferido de calor. Además, alienta a alternar entre las piscinas calientes y frías, lo cual es recomendado por los médicos pues variar entre agua caliente, tibia y fría estimula la circulación.