Lauren Bacall, una de las últimas divas de la época dorada de Hollywood

  • Conversemos

  •  

La actriz estadounidense Lauren Bacall, fallecida este martes a los 89 años debido a un derrame cerebral, conquistó el cine con su voz grave y su enigmática. También, fue una de emblemas de la moda desde los años 40. Su figura esbelta y elegante, contrastó con la voluptuosidad de la inmortal Marilyn Monroe. 

Cómo actriz, estuvo alrededor de 70 años frente a las cámaras y actuó en películas como "Tener y no tener" (1944), "Cómo casarse con un millonario" (1953) y "El espejo tiene dos caras" (1996), por la que obtuvo su única nominación al Oscar.  

Betty Joan Perske −su verdadero nombre− nació el 16 de septiembre de 1924 en Nueva Cork, dentro de una familia de inmigrantes judíos rumano-polacos. Su llegada al cine se dio por la puerta del modejale. A pesar de describirse como “una percha, sin pecho y con los pies grandes”, la actriz fue nombrada en 1942 “Miss Greenwich”.

Lauren Bacall con el vicepresidente estadounidense Harry S. Truman.
FOTO: AP. ampliar

Poco después, en 1943, protagonizó la portada de la revista “Harper's Bazaar”, donde fue vista por Nancy Hawks, la esposa del cineasta Howard Hawks. Él fue quien le dio un papel en “Tener y no tener”, donde actúo con otra leyenda: Humphrey Bogart, quien se convirtió en su esposo hasta su muerte, en 1957.

Llamo la atención por su extraña belleza poco familiar para la época en que reinabas las curvas de Betty Grable y Marilyn Monroe . Apodada como “The Look” (la mirada) debido al azul intenso de sus ojos, la actriz se caracterizó por un estilo muy femenino en el cual abundaban los trajes ceñidos y las camisas de seda.

También acostumbraba llevar trajes sastre con grandes hombreras, que brindaban un aire militar y estuvieron a la orden del día en la Segunda Guerra Mundial y la posguerra. Incluso, en su boda con Bogart desafió la tradición y lució un “tailleur”, un traje compuesto por falda y saco.

Fue musa para diseñadores de renombre, como Yves Saint Laurent y Pucci. En los 70, cambio las faldas por los pantalones “palazzo” que popularizó el diseñador.

Lauren Bacall durante el Festival de Cine de San Sebastián, en 1992.
FOTO: EFE. ampliar

Bacall fue siempre una estrella. Con su glamouroso y ondulante cabello rubio, fue vista como una femme fatale. En programas de televisión exhibía una imagen similar a sus papeles en la pantalla grande: era franca, incluso ruda, con un trasfondo de humor sarcástico, todo lo cual demostró en su exitosa autobiografía de 1979  “By Myself”.

A la actriz, quien después de su éxito en el cine se dedicó al teatro, no le gustaba ser considerada una leyenda. "Es un título y una categoría que no aprecio mucho. ¿No están muertas las leyendas?", escribió en su autobiografía "Now" (1994).

PUBLICADO: 13 de Agosto, 2014 AUTOR:

Etiquetas