Ser mujer no significa entrega total sin condiciones

  • Conversemos

  •  

Había una vez una mujer que amaba demasiado a su pareja, al mínimo gesto de cariño se rindió ante los pies de su amado y le entregó en bandeja de plata su corazón, con la esperanza de que él algún día hiciera lo que ella; sin embargo, como paga sólo recibió humillaciones y maltratos constantes.

Realmente esto no se trata de un cuento, es más una versión de lo que muchas mujeres viven en la realidad por “amar excesivamente”.

La psicóloga María Ester Flores explicó que el hecho de ser mujer no significa doblegarse a las necesidades del sexo opuesto, tampoco se trata de buscar la sumisión, sino más bien el principio de reciprocidad en todo.

Cerca de un 35% de las mujeres del mundo han sufrido violencia física y /o sexual, según revela un estudio de la Organización Mundial de la Salud ( OMS) realizado en el 2013.

Por ello, Flores mencionó cinco aspectos a los cuales hay que estar atentos, para no confundir el amor con la agresión, especialmente en los primeros pasos de una relación.

El primer indicio son los celos, estos pueden llegar a ser demasiado enfermizos; el siguiente es el control, según la experta, las mujeres lo confunden con la preocupación cuando en realidad se trata de inseguridad de la pareja.

Otro escalón son las pequeñas bromas, como “ojala estuvieras más delgada o más joven”; seguida de la ofensa emocional más fuerte y directa: “usted no sabe nada” o “para qué va a estudiar si no tiene cerebro”. Finalmente, el abuso material, donde la mujer dependiente se ve limitada y la proveedora obligada a enfrentar el pago de cuantas adquiridas en pareja.

Flores concluye que la clave está en amarse y valorarse como mujer de forma individual, tal como somos, con el objetivo de lograr equilibrio en el amor y la vida.

PUBLICADO: 07 de Marzo, 2014 AUTOR: