Johanna Solano, tres veces bella y fuerte

  • Conversemos

  •  

Fue en un restaurante brasileño en la Ciudad de México cuando conocí a Johanna Solano. La primera imagen distó mucho de lo que uno se imaginaría de una atleta y más aún de una ex Miss Costa Rica. Nada de lechugas, bebidas light o ropa deportiva. Johanna llevaba un vestido negro sencillo, tomaba cerveza y probaba un tradicional plato carioca, la feijoada: un guiso de frijoles y carne de cerdo, que se acompaña con arroz y farofa -harina de yuca-.

Bastan segundos para darse cuenta que Johanna Solano, de 26 años, está fuera del molde. Al igual que con el deporte que realiza, el triatlón, no le basta con una sola cosa. Es modelo, sí, pero también presentadora de TV y atleta.

De joven, la ahora radicada en México estudió en el Conservatorio Castella, donde estudió Teatro y Saxofón. Fue terminando el colegio cuando se inició en el modelaje y la participación en concursos de belleza. Un camino a paso lento pero seguro que la puso en el ojo público y la llevó donde la vemos hoy, en la pantalla, en las redes sociales o incluso corriendo en La Sabana, cuando visita Costa Rica.

Correr. Muchos triatletas se inician en el atletismo. Es allí donde obtienen esa sed de acumular kilómetros y, cada vez, lograr nuevas metas. Al correr, se debe ir cumpliendo cada etapa minuciosamente, no hay atajos o maneras de llegar a largas distancias sin iniciar por trechos cortos. De una manera similar, fue que Johanna se introdujo en los concursos de belleza: tras una serie de casualidades que la llevaron a representar el país en el certamen más importante de la categoría.

Perfil: ¿Cómo se inició en el mundo de los concursos de belleza?

Johanna Solano: Fue todo totalmente inesperado y fuera de mi plan de vida original, o por lo menos, lo que imaginaba de mi vida a los 17 años que fue cuando todo inició.

Siempre me había encantado el Miss Universo, recuerdo verlo todos los años, desde que era niña, junto a mi madre. A los 17 años, viendo televisión con mi hermana, recuerdo ver la publicidad del concurso Señorita San José (Antiguo "Tica Linda") y con su ánimo y el de mis amigas del momento terminé inscribiéndome en el casting.

Después del día de pruebas y fotografías fue elegida (para mi sorpresa) entre las 10 finalistas que disputarían el título. Fui segundo lugar sin saber prácticamente nada del mundo, ni manejar con agilidad los tacones y vestidos.

P: ¿Cómo fue el camino para ser Miss Costa Rica y obtener el séptimo lugar en Miss Universo?

JS: Gracias a la organización Reinas de Costa Rica tuve la oportunidad de foguearme a nivel internacional y obtener la corona en el Miss América Latina el Mundo 2009. Después de las experiencias de esos años, me sentí preparada para el Miss Costa Rica, aunque mi objetivo final fue Miss Universo. Con el título de Miss Costa Rica vinieron muchos meses de preparación y compromisos pero al final todo se trató de pasarla bien y disfrutar al máximo el momento, y definitivamente creo que eso fue lo que hizo la diferencia.

P: ¿Qué le diría a la gente que considera banales los concursos de este tipo?

JS: Pues no dejan de tener del todo la razón. Evidentemente se califican aspectos físicos, y esto sin duda es superficial. Pero no hay que ser extremistas. Si calificaran solo el físico no tendría sentido pasar tantas semanas bajo el ojo crítico en entrevistas y pruebas de aptitud.

La "representante del universo" tiene que ser una persona comunicativa y con ganas de hacer la diferencia a través de acciones. Bonitas son todas, y todas funcionan para revistas de moda pero deja de ser banal en el momento en el que se elige alguien que pueda tener una voz, ser escuchada y ser un ejemplo para el mundo.

"No quiero que me recuerden por “bonita”, quiero que me digan “ella sí supo vivir”"

P: Si pudiera cambiarle algo a los concursos de belleza, ¿qué sería?

JS: La sección de preguntas finales. Y no es que me intimiden. Considero que son mi fortaleza. No obstante, muchas veces tienen un tono totalmente innecesario. No se está eligiendo a la próxima candidata presidencial, deberían ser preguntas que reflejen la personalidad y la "chispa" de cada una, y no tratar de exponer un plan de gobierno para combatir la inseguridad en 20 segundos, cuando ni siquiera un experto en el tema lo puede hacer.

Nadar. En esa primera entrevista que tuve con Johanna, en el 2015, me confesó que la natación era su talón de Aquiles y asistía a clases para mejorar la técnica y obtener eficiencia para cruzar las aguas -por lo general a mar abierto- que se deben cruzar en un triatlón. Ahora, casi año y medio después, contó que disfrutaba ese ejercicio y que era correr el que más resistencia le generaba.

Similar fue el proceso de adaptarse, un tanto de golpe, a vivir en un nuevo país, salir en la pantalla -en el programa de ejercicio Aquí te levantas de Ritmoson Latino- y en la narración de carreras de ciclismo. El objetivo era surcar aguas nuevas, lo que ha logrado dominar como nadie.

P: ¿Cómo llegó a México?

JS: Desde que fui Miss Costa Rica tuve una buena relación con diferentes personas en Televisa. Aunque siempre hubo oportunidades en las que se habló de mi eventual mudanza a México, no fue hasta que tuve una propuesta formal para el proyecto televisivo Aquí te levantas que tomé la decisión, después de haber ganado el casting dos meses atrás. Me costó dejar Costa Rica, me encanta mi país. Me vine con curiosidad y hasta un poco de miedo a lo desconocido con la condición (personal) de que si no me sentía bien simplemente regresaría a Costa Rica.

P: ¿Qué ha aprendido viviendo allí?

JS: Llevo más de dos años viviendo aquí y puedo decir que me he sentido feliz y completamente motivada todo este tiempo. Aquí aprendí que todo en la vida es simplemente cuestión de adaptación. Podemos acostumbrarnos a todo y aprenderlo todo, también. Todo está en nuestra actitud ante la vida y en las oportunidades que tomamos o dejamos ir.

P: ¿Cuál sería su mensaje para todas las personas que viajan para buscar sus sueños?

JS: Qué sigan su corazón. Somos verdaderamente valientes al dejar todo lo que siempre hemos conocido por buscar un futuro mejor.

Todo está siempre bien en casa, no miren atrás y trabajen duro, muy duro. Hay momentos o días más difíciles que otros, ya me han escrito algunas (personas), y lo que siempre les digo es que busquen una pasión fuera de su trabajo. Algo que los distraiga, los haga felices y los deje agotados para no tener chance de pensar en lo negativo o triste. Encuentren su esencia, y aférrense a ella. Así nunca saldrá nada mal.

"Corro y ruedo en silencio, sobre todo si estoy perdida en la naturaleza. Es muy raro que escuche música. "

P: ¿Qué es lo que más extraña de Costa Rica?

JS: Mis hermanos, mis papás, especialmente ver a mi hermanito Ariel (4 años) crecer. Hablar por horas y horas con mi hermana, y entrenar con mi hermano. Poder salir en bici y poder subir al volcán Poás o Irazú cualquier día, o todos los días, si quería. Estar en la playa en una hora, comer un ceviche y regresar a casa: todo en un mismo día. Los "churchill" de El Puerto. Los atardeceres de mi casa en Heredia. No sentir frío en la noche. Llegar a todas partes rápido (aquí puedo durar hasta una hora y media llegando al trabajo). Realmente, son momentos o situaciones pequeñas las que me hacen extrañar mi país.

P: ¿Cuáles son las metas que te mueven actualmente?

JS: A nivel profesional siempre ha sido sentirme feliz y completa con lo que sea que haga. No me interesa ser conocida ni súper famosa. Actualmente mi trabajo me encanta y me da la libertad de disfrutar de mis pasiones pero soy consciente de que si eso llega a cambiar, puedo empezar de cero haciendo cualquier otra cosa. Me considero muy versátil.

En cuestiones de familia no me veo en un futuro cercano, me encanta mi libertad y la espontaneidad con la que manejo mi vida. No quiero que me recuerden por "bonita", quiero que me digan "ella sí supo vivir".

Rodar. A Johanna le encanta andar en bicicleta y recorrer kilómetros sobre dos ruedas. Es su disciplina predilecta de las tres que componen el triatlón, deporte sumamente exigente que la apasiona y que en sus palabras "llegó en el momento justo y conocí a las personas correctas que con su ejemplo me enseñaron a amarlo tanto como ellos".

P: ¿Cómo se inició en el triatlón? ¿Qué tiene este deporte que no tengan otros?

JS: Es un deporte que saca lo mejor y lo peor de mí, y que me reta a diario de las maneras más bellas y duras también. Mi hermano empezó unos meses antes que yo, después de que sufriera un accidente en motocicleta, y al verlo a él involucrado y superándose, me entraron ganas a mí también.

P: ¿Cuál ha sido su mayor logro deportivo?

JS: Gracias a Dios he podido llegar a varios podios a nivel nacional e internacional pero los dos que me han llenado más de orgullo fue el tercer lugar en mi primer competencia en distancia de medio Ironman, en 2014; y el primer lugar conseguido en Vietnam el año pasado, también en esa distancia (1900 metros de natación, 90 kilómetros en bicicleta y 21 kilómetros de carrera).

P: Cuando una mujer hace deporte, se suelen criticar mucho los cambio que ocurren en su cuerpo. ¿Cómo maneja usted esas críticas y comentarios?

JS: Vivimos en tiempo diferentes, creo que ya no está tan satanizado que una mujer esté "fit". Al fin y al cabo, es sinónimo de salud. Mientras nuestro cuerpo no esté en peligro, ni se exponga nuestra salud, estas mujeres más bien deberían ser dignas de aplauso. Cualquiera que tenga un cuerpo tonificado o que lo esté intentando, sabe que no es nada fácil: involucra todos los aspectos de nuestra vida y no solo cuando estamos en el gym. Así que, para mí, las críticas y comentarios respecto a eso no son más que el reflejo de una vida de holgazanería y medriocridad.

P: ¿A quién admira -tanto en el deporte como en otras áreas-?

JS: Admiro mucho a Jiménez Deredia y me llena de orgullo de ver, por casualidad, algunas de sus obras cerca del Palacio de Bellas Artes, en México. Debi Nova también me llena de orgullo y hablo de ella con todo el que puedo. María Isabel Carvajal (Carmen Lyra) es otro personaje que tampoco puedo dejar pasar. Fui gran fanática de sus cuentos cuando era niña.

En el deporte ¡uff, a nivel nacional, son muchísimos! Claudia Poll, Sharolyn Scott, Nery Brenes, Andrey Amador, Leo Chacón, Gabriela Traña, César Lizano, Ernesto "Lobito" Fonseca, Laurens Molina,Bryan Ruiz... y podría seguir mencionando nombres.

La vida de un deportista es muy dura y, de corazón, respeto a cada atleta. Pocas veces obtienen el reconocimiento que merecen y, aunque no lo crean, muchas veces el título no está en la medalla o el título conseguido, si no en la valoración real de su entrega y trabajo por parte de su pueblo y personas queridas.

Fotos: John Durán / Producción: Mónica Morales / Maquillaje y peinado: Jeimy Murillo / Styling: Adriana Chinchilla