Estefani Brolo: Navegante del ritmo, tez de Patterns

  • Conversemos

  •  

La cantante guatemalteca radicada en México es, desde hace año y medio, la nueva voz de la agrupación costarricense de indie dance Patterns. Con una carrera de diez años a sus espaldas, la artista se sumergió en la música de Patterns a tal punto que es su proyecto principal. El nuevo disco corto del grupo, Shout, se publicará este mes.

Estefani Brolo tenía una carrera de diez años en la música antes de integrarse a Patterns
Estefani Brolo tenía una carrera de diez años en la música antes de integrarse a Patterns. FOTO: Agustín Fallas ampliar

 

Todo sucedió tan rápido. Hace cinco años, la banda que hoy conocemos como Patterns apenas era una idea que empezaba a tomar forma. Ocho meses después, su canción Sunny Days tenía a todos los radioescuchas preguntándose: "¿Esto en serio es hecho en Costa Rica?", como si la música local no hubiera probado ya su efervescencia y calidad.

Si adelantamos la cinta tres años, Patterns es un grupo muerto para muchos. La cantante Michelle González –el faro más visible y querido del conjunto– anuncia su separación para perseguir una carrera como solista en el extranjero. Perecido. Extinto. Patterns no more. Las cosas bonitas nunca duran para siempre. Cuántas cosas se dejaron decir nuestros sabelotodo.

No transcurre siquiera un mes y la banda levanta la mano: "¿Se acuerdan de nosotros? No estamos muertos. Esta es nuestra nueva cantante, Estefani Brolo". La guatemalteca sustituye a González y deja a todos los críticos mudos desde el primer concierto y enamora a lo largo y ancho con el sencillo We Can Be the Fire, su primera prueba como parte de Patterns. Nosotros diríamos que ganó la contienda.

Ahora, vamos regresando al presente. Este mes, Patterns publicará Shout, un disco corto que resume sus labores del último año y que será la carta de presentación de la segunda era de la banda, en la que la voz de Brolo se encuentra al frente del indie pop electrónico con matices ochenteros que caracteriza la música del cuarteto.

Todo sucedió tan rápido. En cinco años, Patterns nació, murió y resurgió como un huracán. ¿Qué podría pasar en los próximos cinco años?

 

Hija del rock clásico

Estefani Brolo cargaba una década de experiencia musical antes de convertirse en la cantante de Patterns. Nacida en Guatemala, la artista se entregó a la música en vivo gracias a una banda de covers de rock clásico en la que su voz brillaba. Nadie –ni siquiera ella– imaginaba su destino siguiente: experimentar con todo, desde trip hop hasta música house.

Esa misma exploración sonora la obligó a trabajar en solitario desde casa, con su computadora, haciendo un pop electrónico similar al que venía produciendo Patterns, pero con un sello propio. Así publicó su exitoso sencillo debut, Fix Myself, en el 2012, cuya cálida respuesta la inspiró a terminar de grabar su primer disco, Fix, editado en el 2013.

 

Perfil: ¿Hace cuánto empezó su carrera? ¿Qué edad tenía y cómo fueron los primeros años entre conocer y explotar un talento, y decidir hacer de ese talento una forma de vida?

Estefani Brolo: Comencé a componer canciones más o menos a los 11 años; hacía letras y melodías. Pero no fue hasta los 18, cuando estudiaba artes dramáticas en un escuela de Madrid, que me comencé a inclinar más por la música. Tenía acceso a una guitarra y con ayuda de unos libros aprendí a tocarla y así empecé a explorar la composición de melodías a partir de la música. La primera vez que me paré en un escenario fue con una banda de rock clásico. Pasé algunos años con ellos, tocando en bares canciones de Eric Clapton, The Doors y Pink Floyd. Más que una decisión de convertir mi talento en una forma de vida, sucedió gradualmente, pues se me fueron abriendo muchas puertas en el camino y las personas que me escuchaban me apoyaban a seguir esta carrera.

 

P: Es interesante que su primera experiencia fuera en una banda de rock clásico...

E: El rock clásico es una música que marcó mucho mi carrera. Desde pequeña lo escuchaba con mi padre, mas nunca compuse canciones originales de este género. Tuve una época donde comencé a componer junto a Leo Carro un proyecto llamadoTripsounder; es un proyecto más experimental de trip-hop, aunque ese género no es muy conocido y tampoco muy comercial en Latinoamérica, así que llegó a oídos de pocas personas. Para mí fue una gran experiencia porque descubrí muchas cosas con este género y comencé a explorar la producción musical.

 

P: Lo interesante es que el público que la conoce como solista y el que la conoció por Patterns la asocian al pop electrónico. Creo que les sorprendería saber esta parte de su historia. ¿Qué diferencias encontró entre hacer rock clásico y pop?

E: Las personas que conocen mi trabajo como solista me asocian más al pop electrónico pues en ese entonces quería aventurarme a un proyecto donde no dependiera de nadie para crear música y lo más fácil fue hacer un proyecto electrónico donde solo necesitara mi computadora, una interfaz y un micrófono. Quería hacer algo moderno y bailable a mi estilo, y surgió mi primer disco Fix.

Brolo radicó en México para impulsar su carrera en un mercado más amplio, pero admite que sentía que algo le hacía falta. Quizás era una banda.

Lo cierto del caso es que gracias al director Giuseppe Badalamenti (que hizo el video de Fix Myself) conoció la música de Patterns y se puso en contacto con algunos de sus integrantes antes de que Michelle González anunciara su retirada.

Un día, la llamaron para contarle la situación y para decirle que la tenían en mente para adueñarse de ese micrófono. Ella no titubeó. Se vino a Costa Rica a conocer a los otros integrantes de la banda y en cosa de dos semanas todos eran uno.

P: ¿Cómo se dio cuenta de que había posibilidades de cantar a Patterns?

E: Antes de entrar a Patterns conocía su música pero no sabía que buscaban una cantante hasta que se comunicaron conmigo. Me sorprendí mucho de que la cantante dejara la agrupación pues sabía la potencia de este proyecto, que tenía poco de haber empezado. Por eso mismo me interesó mucho la propuesta. A ellos los conocí en Costa Rica a dos semanas de haberme contactado; me invitaron y queríamos ver si lográbamos una química a la hora de componer, y así fue.

P: Al unirse a Patterns, ¿quedó congelada su carrera como solista?

E: Mi carrera como solista siempre está activa, aunque ahora mi enfoque y tiempo es más para Patterns. Tener una banda no es fácil y se necesita más cuidado y comunicación. Yo sigo componiendo como solista, eso es algo que siempre seguiré haciendo pues disfruto sentarme a producir. Pero por el momento no tengo prisa a presentar algo aunque sí voy trabajando en música y presentaciones paralelamente a Patterns.

 

Sus cantantes favoritas son Beth Gibbons (vocalista de Portishead), Róisín Murphy (Moloko), Beth Hart, Shirley Manson (Garbage), Björk, Grace Slick (Jefferson Airplane) y Joan Jett, entre otras. Adicionalmente, dice que ahora tiene un enamoramiento musical con Brittany Howard, la cantante de Alabama Shakes. “Ella me inspira mucho”.

El estilo de Brolo es un poco más agudo que el de Michelle González, pero la elasticidad de sus cuerdas vocales y la versatilidad de su puesta en escena le ayudan a que no sea difícil interpretar en vivo las canciones del primer disco de Patterns.

 

P: ¿Cuál de las canciones del primer disco de Patterns le gusta cantar más?

E: Entre las canciones que más disfruto interpretar del primer álbum de Patterns están Misleading, Burning Man y Fire Face. Pero realmente no hay ninguna que no me guste. La música de Patterns tiene alma y groove y es difícil que no te mueva.

 

P: Ahora que es la cantante de la banda y que han grabado un disco corto que saldrá pronto, ¿tiene créditos de composición y letras? ¿Qué cree que aporta a la dinámica del grupo?

E: ¡Claro! A mí siempre se me hizo fácil componer, es de las cosas que más disfruto. Ellos no buscaban una vocalista, buscaban una cantautora, porque ese era el papel de Michelle en la agrupación. La dinámica del disco Shout fue una composición grupal, pues al no vivir en Costa Rica aprovechábamos el tiempo que yo estaba allí para encerrarnos en el estudio. Eso hizo que todos tuviéramos que ver en todos los aspectos de la composición y producción.

 

P: ¿Tiene altas expectativas de Patterns a futuro, o solo deja que todo fluya? ¿Qué quiere lograr con la banda?

E: Yo soy mucho de que todo fluya. Fluir quiere decir que no está estancado y sigue caminando, así que por ende avanza. Conozco el potencial que tenemos y eso me da muchas ganas de seguir trabando. Con la banda queremos lograr lo que cualquier otro músico: tener una producción que trascienda, llegar a los oídos de muchas personas, traspasar fronteras y llevar la buena vibra por el mundo.

 

Los muchachos

Patterns comenzó a desarrollarse en el 2011, de la mano del baterista, DJ y productor Mario Miranda (antes en Kadeho y LePop) y el guitarrista y productor Allan Rojas, quienes se obsesionaron con la estética musical de los ochentas y empezaron a usar nuevas tecnologías para desarrollar un sonido que fuera vintage y moderno por igual.

Cuando conocieron a Michelle González, le entregaron unas pistas y ella regresó con letras y melodías que podían convivir con la música que Rojas y Miranda estaban creando. Después, el bajo lo llegó a ocupar Luigi Jiménez (Lucho Calavera, The Flying Pancake). Esa fue la primera formación de Patterns.

Después de reventar las ondas radiofónicas con Sunny Days, la banda publicó su disco debut, Dangerous Intentions, a mediados del 2013. Desde antes, las presentaciones en vivo eran explosivas y enérgicas, y el público local estaba enamorado de la propuesta.

Rápidamente, su música empezó a salir en anuncios y el segundo sencillo, Burning Man, topó con éxito similar al del tema debut. En esa primera fase también tocaron en República Dominicana y Guatemala.

Poco más de un año después del lanzamiento del disco, Michelle reveló su salida, pero un par de meses antes la formación ya había cambiado, cuando Rojas se separó. El guitarrista actualmente promociona su proyecto Flamingo, con un sonido similar al de Patterns.

Se habla de una segunda era de Patterns a partir de la desintegración de Michelle y Rojas, sustituidos por Brolo y Romain Garriot, respectivamente. Desde entonces, han publicado dos sencillos, han tocado en México y Estados Unidos, y grabaron el disco corto Shout.

 

Perfil: ¿Qué balance les deja este lapso que ha representado un segundo aire para Patterns?

Mario Miranda: Ha sido un año maravilloso, demasiado productivo para la banda en todo aspecto. Honestamente estoy sorprendido de lo rápido que reensamblamos la banda. La química para componer fue inmediata y estamos muy unidos y súper contentos de que la vida nos uniera. Es un Patterns con mucha madurez, calidad humana y motivación.

 

P: ¿Qué permitió que la banda siguiera luego de que muchos la daban por muerta?

Luigi Jiménez: Realmente la banda nunca paró; mutó. Es parte de saber lo que se quiere, de la experiencia, de saber que cuando tenés algo como Patterns tenés que trabajar fuerte en ello, mantenerlo y cuidarlo. Dificultades siempre hay, tropiezos, decisiones que tomar, y no por eso se dan las cosas por terminadas. Pero eso es solo parte del aprendizaje que adquirís con el tiempo.

P:¿Cómo ha sido la química con Estefani a la hora de ensayar música vieja y componer canciones nuevas?

Romain Garriot: ¡Perfecta! Fuimos como una familia desde el primer día. Todo fluyó naturalmente. Creo que We Can Be the Fire y Shout salieron en los primeros tres días.

P: ¿Qué diferencia marca esta nueva alineación en el próximo disco?

M: El resultado de este disco es esa unión entre cuatro seres que hicimos clic. Como en todo proceso tuvimos nuestras diferencias, pero llegamos a un hermoso resultado que nos encanta. No deja de ser una transición y una experimentación, pero estamos súper felices de los resultados.

L: Existe una madurez en el sonido, un concepto más claro de hacia donde nos dirigimos. El groove, los synths, los beats sólidos, todo está en su lugar... y se unen con una magia que llama a bailar, a sonar en los mejores lugares a nivel internacional.

P: ¿Ven un futuro largo a la par de Estefani? ¿Nos aseguran Patterns para rato?

"L: Estefani una vez me dijo que tocaríamos juntos hasta que la barba se me pusiera blanca. Todos los días me arranco las canas nuevas. Hay Patterns para rato. Sabemos lo duro que es llegar donde estamos, y eso solo nos fortalece para continuar y avanzar en equipo. Tenemos muchas ganas de tocar en los mejores escenarios mundiales, de recorrer cada festival y de disfrutar haciendo lo que más nos gusta. "

M: Toltalmente. Somos músicos maduros y con trayectoria, y sabemos apreciar cuando hay magia y química, lo cual no es fácil de encontrar. ¡Hay Patterns para muchísimo rato!