Marcha contra la violencia reunió a cientos de nosotras en un solo grito

  • Conversemos

  •  

La mañana de este martes la avenida Segunda fue el escenario en el que cientos de mujeres se decidieron a levantar su voz, exigir un alto a la violencia y luchar por sus derechos, esto en el marco del día de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Organizaciones de toda índole estuvieron en la manifestación: Asociación Nacional de Empleados Públicos, Activismo Feminista, Arte Con Tacto, Revolución de las Rosas, Instituto Nacional de las Mujeres (Inamu), Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo e incluso representantes del Gobierno como el presidente Luis Guillermo Solís y la primera dama Mercedes Peñas.

La marcha arrancó pasadas las nueve de la mañana del parque de La Merced. Pancartas, rosas y consignas se veían y escuchaban por doquier, el grito común: "¡No a la violencia!"

Marcha contra la violencia en las mujeres reunió a decenas en la avenida Segunda.
FOTO: Jonathan Jiménez. ampliar

Marta León Ureña fue una de las manifestantes. Ella asegura no pertenecer a una asociación o grupo en particular, pero sí haber sido víctima de violencia doméstica y más adelante en su entorno laboral.

"Desde muy pequeña fui abusada sexualmente, quedé huérfana y más adelante el que era mi esposo también me agredía. Cuando empecé a trabajar me rechazaban por tener un hijo", contó la mujer con los ojos llorosos.

"Tenemos que entender que nuestra voz y pensamiento tiene el mismo valor que la de un hombre. No se vale que nos peguen por nuestras opiniones".

"Ahora soy feliz. Recordar lo que pasó es difícil, pero me hace saber lo fuerte que soy y que pese a los golpes de la vida logré sacar a mis hijos adelante", dijo Marta, de 58 años, mientras sostenía un letrero entre sus manos que decía: "No a la violencia silenciosa dentro de nuestras casas".

Mujeres policía. Más adelante, un grupo de oficiales de Fuerza Pública, todas mujeres, formadas en filas estrictamente ordenadas apoyaron el llamado de la marcha contra la violencia.

Ellas, a pesar de que ya representan cerca del 30% de los efectivos de ese Ministerio siguen "luchando" contra estereotipos que les impiden trabajar en las mismas condiciones que los hombres.

"Somos una sociedad machista y las mujeres tenemos que demostrar más que un hombre de lo que somos capaces y el gremio oficial no se escapa de ello", comentó Bernardita Marín.

También asistieron representantes de la Iglesia luterana y la agrupación Transvia, ambos grupos caminaron por la defensa de los derechos de las mujeres transexuales.

Mujeres transexuales. Alexa Araya, de 49 años, es una de ellas. Asegura que inició una vida de maltrato y agresión cuando decidió, a sus 17 años, convertirse en mujer.

"Exijo que todas las mujeres seamos vistas de igual manera. El hecho de que tengamos algo más no significa que no seamos mujeres. Sufrimos mucha discriminación. Necesitamos que nos den oportunidades de empleo y estudio", aseguró.


Algo similar motivó a Jimena Franco, de la agrupación Transvia, a marchar desde la iglesia de La Merced hasta la Asamblea Legislativa.

"Somos mujeres también, y la discriminación y violencia viene de todos lados: niños y adultos. Las transexuales no somos prostitutas, queremos ser profesionales, pero las puertas siempre están cerradas", mencionó.

El Inamu estima que diariamente al menos cinco mujeres son violadas sexualmente en el país y cerca de 43 sufren de violencia doméstica, que en ocasiones llega a rozar la línea de la muerte.

Mujeres indígenas. Este es el caso de Maricela Fernández, indígena Bribrí. La vecina de Talamanca es la líder de un grupo de 50 mujeres de territorios indígenas que han logrado salir de la violencia intrafamiliar.

"Las mujeres indígenas no tenemos ni voz, ni voto. La agresión en la casa es de todos los días. A mí me pasaba y me separé después de que casi perdiera la vida por segunda ocasión", narró Maricela.

La mujer de piel oscura y ojos caídos asegura que el alcohol y las drogas incrementan la violencia en en zonas indígenas. "Los varones no saben la diferencia, para ellos nada es violencia y nos maltratan por todo", añadió.

La líder reiteró que es necesario que las mujeres no callen la violencia y pidan ayuda si no saben cómo actuar.

Alejandra Mora Mora, presidenta ejecutiva del Inamu, aseguró que es indispensable que las mujeres ticas se empoderen y tomen conciencia de que tiene derechos que pueden hacer cumplir.

La marcha concluyó frente a la Asamblea Legislativa en Cuesta de Moras.

PUBLICADO: 25 de Noviembre, 2014 AUTOR: