Redes de cuido: la salvada de las mujeres más pobres

  • Conversemos

  •  

El proyecto más importante de la administración de la presidenta Laura Chinchilla es un éxito para las mujeres más pobres del país y se vislumbra como la nueva reforma social para los próximos 20 años.

A la derecha, Laura Chinchilla, Presidenta de la República e Isabel Brenes, viceministra de Bienestar Social.
A la derecha, Laura Chinchilla, Presidenta de la República e Isabel Brenes, viceministra de Bienestar Social. FOTO: Germán Fonseca, Rodrigo Montoya y Red Cecudi ampliar

¿Cuál es la mayor preocupación de cualquier madre trabajadora? Quién cuidará de sus hijas e hijos cuando retorne al trabajo remunerado.

Si se es asalariada y estamos a punto de concluir el permiso de maternidad, solemos pasar noches en blanco pensando si nuestra mamá podrá ayudarnos, o la suegra, o la tía, la hermana, la vecina, la amiga, la servidora doméstica… Eso cuando el salario de una –o de ambos, si se está en pareja— alcanza para pagarle a alguien que se encargue del retoño o, en su defecto, matricular al bebé en una guardería.

¿Qué hacen aquellas mujeres o familias a quienes apenas le alcanzan sus ingresos para comprar la canasta básica y pagar los servicios públicos o el alquiler del rancho, el cuarto o la casita?

Si bien las trabajadoras de clase media ocupan, urgente, los servicios de cuido, las más pobres de las pobres, las mujeres cabezas de hogar que engrosan los niveles de necesidad extrema del país, son las que suelen tener una mayor prole y remotas posibilidades de salir de ese odioso círculo de miseria.

La Red Nacional de Cuido está formada por 852 centros de atención que atienden a menores de edad
La Red Nacional de Cuido está formada por 852 centros de atención que atienden a menores de edad. FOTO: Germán Fonseca, Rodrigo Montoya y Red Cecudi ampliar


Un empujón para salir
A las mujeres más pobres son a las que procura ayudar el sistema de Redes de Cuido, proyecto del Gobierno Central el cual, a través del Instituto Mixto de Ayuda Social ( IMAS), ofrece cuatro modalidades de atención profesional para esta población menor de edad.

Las cuatro opciones son: Centros Infantiles Municipales (Cecudi), Hogares comunitarios, CEN-Cinai, organizaciones de bienestar social y centros privados.

De acuerdo con la viceministra de Bienestar Social, Isabel Brenes, actualmente en todo el país hay 852 opciones de cuido de personas menores de 12 años, que atiende a alrededor de 32.000 infantes quienes reciben reciben los servicios de cuido, alimentación y estimulación pedagógica.

La prioridad número uno, que quedó plasmada en la Ley Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil de reciente aprobación, es la primera infancia (de cero a 6 años) así como atender las necesidades de capacitación y trabajo de las madres que requieren de este servicio, con el fin de que puedan seguir estudiando y conseguir un trabajo mejor remunerado que les ayude a mejorar sus condiciones de vida y la de su prole, señala la viceministra de Bienestar social, Isabel Brenes.


"La población de 0 a 6 años de edad en Costa Rica es de 472,572 niños y niñas, de los cuales más de 30% presentan de una a cuatro carencias de necesidades básicas insatisfechas, sea de albergue, salud, conocimiento o consumo."


Cabe recordar que, de acuerdo con organismos internacionales como ONUMujer, una mujer educada significa una familia educada y con mejores posibilidades de desarrollo.

Estos servicios de cuidado, estimulación temprana y alimentación son subsidiados total o parcialmente por el IMAS, de acuerdo con las posibilidades de cada familia.

La Red Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil está integrada por 410 CEN-Cinai que brindan atención integral, 20 Cecudi municipales, 191 Cecudi mixtos (de propiedad privada), 49 centros de organizaciones de bienestar social (OBS) y 182 Hogares Comunitarios, para un total de 852 centros.

Con la aprobación de la Ley Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil se procura impulsar un sistema nacional universal de cuido para la población menor de edad, donde son prioridad las hijas e hijos de madres adolescentes, de mujeres policías, madres jefas de hogar o familias monoparentales y las que viven en condiciones de pobreza.

Además, con la ley se dota de presupuesto mínimo para este programa, el cual asigna el 4% del Fondo de Desarrollo Social Asignaciones Familiares (Fodesaf), que representa entre ¢18.000 a ¢20.000 millones de colones por año.


El resto del presupuesto proviene de la asignación directa de recursos de parte del Gobierno Central, que se incluye en el presupuesto de la República. “Los recursos provenientes de Fodesaf representan el mínimo y no tienen techo, de manera que se puede aumentar según las posibilidades presupuestarias y las necesidades del país”, aclara la viceministra Brenes. “Tampoco tienen un marco definido los recursos que asigne el Gobierno Central porque eso dependerá de la disponibilidad que tenga cada Gobierno”, agrega.

Para arrancar con este proyecto en esta administración, se contó además con recursos del IMAS, del Patronato Nacional de la Infancia (PANI) y de la Dirección Nacional del CEN-Cinai.

Para obtener el subsidio de parte de la Red de Cuido, estas familias deben pasar por un estudio socioeconómico y acudir a las oficinas regionales del IMAS que hay en todo el país y presentar el listado de requisitos como: cédula de identidad, recibo de luz o agua y orden patronal, si la persona es asalariada. El IMAS cuenta con un amplio directorio, es fácil encontrar el más cerca de la persona que lo necesita.

Objetivo general del programa: Fortalecer y desarrollar las opciones de atención infantil integral para las personas menores de 7 años de edad, con énfasis en aquellos pertenecientes a familias en condición de pobreza o de riesgo y vulnerabilidad social, a través de la conformación de la Red Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil.

Objetivos específicos:

  • Promover la participación y articulación de los actores sociales (públicos y privados), para impulsar estrategias, programas y proyectos que contribuyan a garantizar la protección, el cuido y el desarrollo integral de los niños y las niñas.
  • Incrementar la cobertura de atención integral de niños y niñas, especialmente en las comunidades prioritarias y de alto riesgo social, mediante la implementación de nuevas modalidades de cuido y el aumento de establecimientos de las modalidades ya existentes.
  • Fortalecer la oferta y calidad de servicio de las modalidades existentes, mejorando la capacidad instalada, la calidad del personal y la ampliación de horarios, entre otras cosas.
  • Promover el fortalecimiento de las comunidades y las familias como actores de la red, responsables de garantizar un ambiente seguro y saludable para el desarrollo de la niñez.

Población meta a largo plazo

La Red Nacional de Cuido y Desarrollo Infantil, en una primera etapa y sobre todo en las modalidades de atención intramuros, tendrá como población meta primordial a los niños y niñas menores de 7 años de edad, con énfasis en la población mayor de 6 meses y menor de 4 años y 3 meses de edad.

Los niños y niñas, a partir de los 4 años y 3 meses de edad, tendrán como primera opción la obligación de asistir al sistema de educación preescolar y escolar regentado por el Ministerio de Educación Pública, con el propósito de no debilitar la política de Estado tendiente a la universalización de la enseñanza preescolar y primaria.

Progresivamente y de acuerdo con las necesidades de las familias de cada comunidad, así como de los recursos disponibles, se podrán ir estableciendo o ampliando los servicios intramuros y extramuros, dirigidos a la población infantil menor de 6 meses y de 6 a 12 años de edad. Esto último, en aquellos casos especiales en que se requiera brindarles servicios a niños y niñas en edad escolar; ya que, legalmente, las personas de este grupo de edad no deben permanecer solas en sus hogares.

La Redcudi tiene una vocación universal y socialmente inclusiva. Sin embargo, mientras se va desarrollando la infraestructura necesaria para cubrir a toda la población meta, los centros públicos o mixtos de atención integral darán prioridad a los niños y niñas de familias en condición de pobreza o de riesgo y vulnerabilidad social, así como a los hijos e hijas de madres adolescentes.

PUBLICADO: 09 de Abril, 2014 AUTOR: