Yasy Morales, ambientalista en pro de la justicia

  • Conversemos

  •  

La Universidad de Costa Rica (UCR) no solo es su lugar de estudio y trabajo, sino también su segunda casa. Ahí se formó como historiadora, ahí se le encuentra leyendo bajo los árboles, ahí se ligó al Frente Ambientalista e inició su labor con asociaciones preocupadas por el medio ambiente.  Su infancia se vio marcada por su abuela, una bióloga que le inspiró el amor por la biodiversidad. “Me enseñaba los diferentes tipos de insectos, la forma en que caminaba cada uno y otras curiosidades de la naturaleza”, recuerda Yasy Morales.

Desde entonces conserva esa sensibilidad por el entorno y otros seres vivos, pero le agregó otra variable: ¿cómo se relaciona el ser humano con todo? Esta inquietud la llevó a estudiar una maestría en gestión de PYMES y economía social en Andalucía, España.

Entendió la economía como todo lo que nosotros hacemos para resolver los temas cotidianos (alimentación, educación, transporte) y desde ahí surgen relaciones de intercambio de todo tipo (monetario, trueque, favores, reciprocidad). A la palabra economía se le asignan dos apellidos: social y solidaria: la primera es para hacer énfasis en que somos seres humanos que se relacionan entre sí, la segunda nos recuerda nuestra capacidad de colaboración y reconocer al otro como una persona igual que nosotros.

Desde la economía social solidaria buscamos formas de resolver las necesidades de las personas basadas en relaciones satisfactorias, respetuosas y sostenibles. Esto se realiza por medio de organizaciones productivas conscientes y responsables de su impacto”, explica. 

Yasy Morales, experta en economía social sostenible
FOTO: Ana Lucía Rodríguez ampliar

Yasy describe su vida como simple y austera, pero llena de detalles, gustos y placeres que dan la convivencia con otros seres. Es cierto, basta verla y hablarle para entender que su satisfacción personal está en el desarrollo interno, y no en superficialidades.  Su principal motivación es aprender y aportar con su trabajo a proyectos de desarrollo alternativo, cada vez más consiente de nuestra dependencia y responsabilidad con el entorno.

Ella cuenta: “un amigo campesino me dice que mi aporte es sembrar “semillas” en los procesos educativos que permitan cuestionar nuestras acciones en relación el medio ambiente y fomentar la creatividad y la organización para tener una relación más solidaria y justa con el resto de la naturaleza, y me gusta su visión”.

PUBLICADO: 13 de Junio, 2014 AUTOR: