“El desarrollo económico debe estar en balance con el ambiente”

  • Conversemos

  •  

Desde una combinación poco común pero necesaria, la costarricense Mónica Araya se planteó defender la causa ambiental. Estudió economía y realizó sus posgrados en la Universidad Nacional, en Heredia, y en la Universidad de Yale, Estados Unidos. Desde joven su propósito ha sido incidir desde los números y las políticas gubernamentales para que este planeta siga siendo un terreno verde.

Para ello, ha recorrido un camino largo y lleno de aprendizaje de modelos en el exterior. Durante su estancia en Estados Unidos tuvo que lidiar con el gobierno del presidente George W. Bush (2001-2009) y salió huyendo de las políticas anticlimáticas. Trabajó en Madrid, París y Londres con temas de cambio climático y desarrollo. Actualmente su vida transcurre entre dos ciudades: Oslo, Noruega, donde vive con su esposo, y San José, Costa Rica, donde mantiene sus raíces y sus proyectos.

Mónica Araya, economista y ambientalista
FOTO: Ana Lucía Rodríguez ampliar

A sus 42 años de edad, Mónica ya dejó atrás las oficinas y trabaja de manera independiente. “Quiero poder decir las cosas con libertad”, expresa, y es que en el 2013 ella fue separa de su labor como integrante de la delegación de cambio climático de Costa Rica ante la ONU, tras haber criticado el proyecto nacional de la refinería con China.

Para ella, nuestro país tiene un montón de oportunidades para aprovechar las energías limpias como los recursos solares y eólicos. “Entonces por qué el gobierno plantea una desarrollar proyectos de energía sucia que proviene del combustible fósil. Si es porque se puede hacer dinero, entonces hablémoslo de esa manera, pero que no se engañe a la gente diciendo que es un desarrollo limpio”, señala.

Mónica considera que la manera en que se está abordando el tema ambientan en Costa Rica solo nos llevará hacia atrás. “No estoy siendo trágica sino realista. Estamos en dos bandos: los que piensan que todo está maravilloso, tenemos un país con gran diversidad y se lanza una campaña de Costa Rica Esencial; por otro lado, la realidad de un caos en el transporte público, un país que no hace nada por dejar de depender de energías sucias o una dirección de cambio climático que es poco vinculante y no tiene ningún peso en decisiones políticas. Esta es una ruta de conflicto y lo que necesitamos es una etapa de consenso, donde podamos negociar y proponer”. Para lograr que propiciar esa ruta de diálogo, la economista inicia este 2014 con proyectos enfocados en debatir, educar e inspirar. 

Uno de ellos es la red llamada  Costa Rica Limpia, la cual consiste en ser una plataforma que debate temas nacionales, donde se empoderan nuevas voces y nuevos planteamientos. La idea es ofrecer una visión inspiradora y llenar a la gente de ideas ambiciosas que pueden ser promovidas desde la sociedad civil. Para este año, los temas modulares de la plataforma son: transporte, energía y agua.

PUBLICADO: 10 de Febrero, 2014 AUTOR: