La cantante costarricense María Pretiz musicalizó una etapa de su vida

  • Conversemos

  •  

Jovial, enérgica, de ojos claros y profundos, y con un café en la mano, María Pretiz nos invitó a su casa para conversar de su octavo hijo, es decir, su más reciente disco titulado “Semáforo amarillo”. Detrás de ella caminan sus dos perritas, Hazel y Tuca macuca, sus amigas inseparables.

El disco, patrocinado por el Banco Nacional, es un retrato de lo que ella quería decir, de una etapa de decisiones que hay que tomar y recuerdos que aún recorren su mente. En total son trece canciones llenas de metáforas y sentimientos.

La cantautora María Pretiz
FOTO: Marcela Bertozzi ampliar

P: En 25 años de carrera como solista, ¿qué cambios ha tenido María Pretiz?

M: Tengo menos miedo a equivocarme. Aprendí que si uno se pone muy perfeccionista nunca termina de hacer nada y eso tampoco es una mediocridad, pero hay que seguir adelante y moverse. 

P: ¿Qué la impulsó a sacar un nuevo disco?

M: Han pasado seis años desde mi último disco y hubo un periodo donde no tenía muchas ideas para componer canciones, hay épocas donde a una se le seca un poco la creatividad. Tuve que hacer todo un trabajo interno para saber de qué quería hablar ahora, qué tenía ganas de decir.


P: ¿Por qué "Semáforo amarillo"?

M: Significa precaución y a la vez, es un momento donde uno tiene que decidir si acelerar o frenar. Para mí, escoger es importante.

PUBLICADO: 08 de Enero, 2015 AUTOR: