Tatiana Trejos, la científica costarricense que deja huella en el extranjero

  • Conversemos

  •  

Para nadie es un secreto que la ciencia y tecnología han tenido una importante evolución y además una integración significativa de mujeres en sus diferentes áreas. Nuestro país también se ha dado a conocer con científicas relevantes, entre ellas está Tatiana Trejos.

Esta costarricense es una de las 10 mejores profesoras en la rama de las ciencias forenses en los Estados Unidos y aporta, junto con 400 científicos más, conocimientos para equilibrar las disciplinas forenses en la Academia Nacional de las Ciencias de esa nación.

Acumula premios otorgados por la Interpol como "científica joven destacada", y el premio nacional "Clodomiro Picado Twight" otorgado a científicos por aportes en diferentes ámbitos.

Su inspiración inició en su hogar. Fue su madre la que la motivó a luchar - a ella y a sus hermanos – y a perseguir sus sueños, además de poner el estudio como un elemento principal en sus vidas y no como una opción.

Tatiana perteneció a la segunda generación del Colegio Científico Costarricense. Esta etapa hizo que se enamorara de las ciencias y sumado a eso era amante de la matemática. En esta fase tuvo la oportunidad de participar en intercambios estudiantiles, en los Estados Unidos. Con esta oportunidad conoció varias universidades y laboratorios, y fue el empujón final que la hizo decidirse por completo por el área científica.

Su formación se consolidó en la Universidad de Costa Rica. Allí, obtuvo su licenciatura en química. Sin embargo, siempre se interesó en las ciencias forenses y con la conclusión de sus estudios, se presentó una oportunidad laboral en este departamento, a finales de los años 90. Su pasión es la aplicación de la química en el servicio de la justicia, como un impacto social más fuerte.

Como toda mujer empoderada, siempre luchó contra lo retos que se presentaron. Trejos comentó que la mayoría de los puestos en estas áreas son ocupados por hombres. Era la única mujer en postularse para una posición de mando y, aunque la obtuvo recuerda cómo fue forzada a no quedar embarazada. "Los mismos compañeros de trabajo comentaban que era preferible que el puesto quedara en manos de un hombre", explicó Trejos.

Reconoce que 18 años después nuestro país sigue escalando para posicionar a las mujeres: "Estoy contenta por lo mucho que se ha avanzado, pero estoy consciente de que hay mucho por hacer, pienso que hay una cantidad enorme de talentos en ciencia y tecnología".

En el año 2002 se presentó la oportunidad de realizar una maestría en la Universidad Internacional de La Florida, en Estados Unidos. Posteriormente realizó un doctorado en química con énfasis en ciencias forenses. Es madre de dos menores y su esposo es un pilar fundamental en su vida. Juntos han logrado ordenar su vida profesional, familiar y amorosa.

Para tener éxito en combinar cada aspecto, Trejos aconseja tener objetivos claros y dedicar tiempo de calidad a su vida en pareja y a sus hijos.

Costa Rica, logros y avances

Nuestro país no tiene nada que envidiar del extranjero en cuestiones de talento, laboratorios y hasta programas. "Creo que hace falta contribución por parte de los medios para que conozcan a los talentos y a la mujer, y con estos conocimientos impacten en la sociedad"

Lejos de su país, Tatiana ha cosechado otros grandes triunfos. Actualmente se desempeña como profesora de criminología en West Virginia University y pertenece a la Academia Nacional de Ciencias en los Estados Unidos, donde aporta junto a otros 400 científicos conocimientos para equilibrar diferentes disciplinas forenses.

También, dirigió una investigación sobre el láser acoplado, un dispositivo tan pequeño como el tamaño de una fibra de cabello, que permite ver las sustancias y detectar información a nivel microscópico. Estas sustancias determinan elementos que logran identificar al sospecho en una escena del crimen.

Las pruebas son rigurosas, por lo que deben pasar por un proceso estricto hasta ser aprobadas por la corte estadounidense. Actualmente tiene el estándar para ser utilizado a nivel mundial en diferentes investigaciones criminológicas.

Con todos los logros obtenidos esta costarricense cree que en nuestro país las oportunidades están, solo hay que trabajar por ellas. Las hay en el campo ambiental, tecnológico, de salud y el desarrollo económico. Pero resalta que hay que contribuir como profesionales para que exista una conexión y colaboración entre universidades y centros de investigación.

Como consejo a las jóvenes estudiantes, sostiene que no deben tener miedo a volar, y si sienten un hueco en el estómago están en camino a la decisión correcta.

"Para avanzar hay que sentirnos fuera de nuestra área de comodidad." No darse por vencidas y luchar por lo que se quiere son aspectos fundamentales en la filosofía de esta galardonada científica.