Diseñadora costarricense de joyas triunfa en Las Vegas

  • Conversemos

  •  

“Le decía a mi esposo, siento que me hace falta algo para realizarme, tengo un anhelo y no se qué es, sé que hay algo que no estoy haciendo. Incluso pensé que podría ser otro hijo, y así estuve varios meses. Una noche comencé a soñar con diseños, cortando tela, con piezas de joyas, recuerdo que me desperté en la madrugada y le dije a mi esposo ¡ya sé lo que quiero hacer!   Yo siempre quise ser diseñadora, desde pequeña fue mi pasión, y es lo que voy a hacer desde ahora”. 

La primera colección de Hazel González le abrió las puertas en el Fashion Week de Las Vegas 2013.
Hazel González se enamoró del diseño de joyas a los 40 años y su primera colección le abrió las puertas en Las Vegas. FOTO: ampliar

Cuenta que el diseño la acompañó desde niña, sus primeras clientes fueron barbies, en cuanto su abuelita descuidaba un velo, con los que cubría su cabeza en la iglesia, ella le aplicaba tijera y lo convertía en vestidos, también les hacía collares. Ya en el colegio cuanta joya se ponía encima era de su autoría. Nunca aprendió costura, pero diseñaba su vestuario y los encargaba a una costurera para que lo confeccionara.

Sudor y lágrimas

Cuando terminó el colegio tenía muy claro que quería estudiar diseño de modas, pero en ese momento  no había universidades que impartieran esa carrera, por lo que su rumbo profesional tomó otros caminos. Primero estudió turismo, carrera que le permitió viajar dentro y fuera de Costa Rica, conocer y apreciar la naturaleza, que hoy es la fuente de inspiración de sus joyas. Más adelante, con el nacimiento de su primer hijo, decidió estudiar mercadeo, profesión que todavía ejerce a tiempo completo en un colegio privado. Su pasión de niña y adolescente, fue quedando olvidada entre el ajetreo diario de la familia, el trabajo y los compromisos económicos. 

Oprimir el botón de pausa no fue sencillo para Hazel. Una vez que decidió retomar el diseño, tuvo que sortear varios obstáculos, incluso llegó a dudar de su capacidad. El día que terminó su primera joya se sintió muy decepcionada y hasta lloró. Su profesor le explicó que eso suele suceder, que la primera pieza no siempre queda bien. Pero en ese momento, lo único que la invadía era el sentimiento de fracaso. 

La primera colección de Hazel González le abrió las puertas en el Fashion Week de Las Vegas 2013.
Su trabajo se inspira en Costa Rica, tiene una colección de Manzanillo, otra del Monumento Nacional Guayabo y está trabajando una llamada Selva Verde.  FOTO: ampliar

“Estudiar orfebrería es muy caro y aunque vivimos bien, no tenemos dinero como para gastar en un hobbie. Nunca visualicé esto como un capricho, estaba convencida de que tenía la capacidad para hacerlo, por eso cuando terminé esa primera pieza me sentí tan mal y estuve a punto de renunciar.El cambio de parecer me llegó de la fuente menos esperada, mis hijos me dijeron, mamá no renuncie a su sueño, mi hijo mayor me escribió una carta con diez razones para no renunciar y me dio el impulso que necesitaba para continuar”.

De la crisis a las Vegas

En el 2010 la crisis económica también golpeó a su familia, por lo que fue necesario hacer una pausa, dejó de ir a clases y al taller de orfebrería, pero no dejó de soñar. “No tenía el dinero para ir a clases y comprar materiales, pero si la inspiración para dibujar, así que lápiz y papel en mano, comencé a dibujar. De ahí salieron las piezas de la primera colección que fue la que mandé a concursar al Fashion Week de las Vegas ”. 

La organización de ese Fashion Week recibió propuestas de joyeros de todo el mundo, entre los que eligieron a la costarricense para presentar su trabajo junto con una participante de Arabia Saudita y otra de California, por lo que en agosto de 2012 presentó sus piezas ante el jurado que la eligió como la diseñadora oficial de la semana de la moda en Las Vegas, en febrero de 2013.  

No olvido la noche en que salí a esa pasarela, con todas las modelos desfilando mis piezas, luces y cámaras que deslumbraban, lo más enriquecedor para mí fue ver a la cara de orgullo de mis hijos, en un momento en el que realizaba una de mis metas, ellos que han visto el empeño que he puesto en este sueño. Pensé que les estaba dando una gran lección de esfuerzo y recompensa”. 

"“Cuando le conté a mis amigas y otras personas lo que quería hacer, muchos se rieron, y creo que es parte de la cultura, el pensar que lo que no se hizo a los 40 ya no se hizo, muchos me decían ¿para qué? Perseguir un sueño requiere trabajo, esfuerzo extra, muchas veces incomodarse cuando ya está todo, digamos que, resuelto”."

De esa experiencia surgieron otros contactos. Uno de ellos fue una diseñadora de ropa, quien le pidió en préstamo algunas de sus piezas para una exhibición en San Francisco. En esa ocasión su trabajo llamó la atención de los organizadores del Fashion Week de Birmingham, Inglaterra, quienes la contactaron para que participara en 2014 como invitada a esa exposición, para lo cual ya está trabajando en una nueva colección. 

Por el momento Hazel le roba horas al sueño y al ocio para dedicar a su gran pasión, pero a juzgar por su arranque, muy pronto se convertirá en su trabajo de tiempo completo.

Contacto: Hazel González Teléfono: 8381–7588



PUBLICADO: 26 de Diciembre, 2013 AUTOR: