3 guerreras de ciencia y tecnología nos cuentan cómo motivar a las niñas en este campo

  • Conversemos

  •  

¿Qué llevó a las exitosas emprendedoras Sandra Cauffman, a Alicia Chong y a Miranda Wang a estudiar ciencia y tecnología?

"Siempre dije que quería ir a la luna" asegura Sandra Cauffman, quien hoy es la única costarricense que trabaja para la Nasa.

Asegura que su madre fue la que la impulsó a estudiar para lograr lo que quería. "Si usted quiere ir a la luna, tiene que estudiar". Así, Cauffman es hoy la directora adjunta de ciencias terrestres de la Administración Nacional de la Aeronáutica en la NASA.

Esta ingeniera es una de las tres mujeres guerreras que hoy formaron parte del panel Mujeres Emprendedoras en STEM (ciencias y tecnología) y asegura que su madre fue vital para impulsar a estudiar en este campo y llegar hasta donde está hoy.

Miranda Wang es fundadora y CEO de la empresa BioCellection –que utiliza bacterias para convertir materiales plásticos de desecho en textiles– aseguró que el impulso por estudiar ciencia vino a ella gracias al apoyo de sus padres.

"Mi papá siempre estuvo orgulloso de mi habilidad matemática", contó durante el panel, que se desarrolló en el marco de la III Conferencia Euro-Americana de Mujeres Líderes.

"La primera vez que vi a través de un microscopio me maravillé de todos los microorganismos que están allí. La ciencia siempre ha sido especial para mí y tengo muchos recuerdos divertidos asociados a ella", añadió.

La tercera panelista, Alicia Chong, reveló que cuando era pequeña le encantaba esperar a que su padre volviera del trabajo para que la desafiara con sus preguntas de matemáticas.

"Él me enseñó trucos para multiplicar número muy grandes a los 10 años. Me encantaba", contó la tica. Aseguró que para ella es vital el apoyo y la estimulación desde casa que las niñas pueden recibir para motivarlas a estudiar carreras relacionadas con ciencia y tecnología.

Acciones afirmativas para promover equidad de género en ciencia y tecnología

Para Sandra Cauffman, es algo más de justicia que de equidad.

"Yo no soy una cuota. Soy mujer, soy capaz, soy ingeniera... No estoy donde estoy porque necesitan un 30% de mujeres. Entiendo por qué hay cuotas, pero quiero que me den el trabajo porque soy la mejor para el puesto. Sé que aún no estamos ahí y no tenemos las mismas oportunidades que los hombres, pero debemos luchar para que así sea", aseguró la ingeniera de la NASA.

Recordó que es muy importante saber cómo se les muestra el mundo a los hijas e hijos y dijo que hay que hablarles claro y empoderar a las niñas para que estén seguras de sus metas.

"Cuando comencé a trabajar en ingeniería me tenían haciendo papeleo. Yo alcé la voz para que me transfirieran de departamento y comencé a demostrar mi capacidad", cerró.

A Miranda Wang nunca le enseñaron a tener un tratamiento especial por ser mujer:

"Mis papás ambos tenían personalidades muy fuertes y siempre me hicieron creer que soy capaz de todo. De hecho, yo no contrato a la gente por cuotas o porque sean mujeres, las contrato porque son las mejores", dijo la científica.

Hay que hablarle a todos los que se pueda sobre la idea que tienes. Trabajar junto con otros que entienden del tema es genial para organizar el tiempo y los recursos para lograr lo que nos proponemos.

Alicia Chong aseguró que cree en la apertura de oportunidades y espacios para mujeres.

"Una vez, una estudiante de ciencias me dijo que le molestaba mucho que le dijeran que ella estaba ahí solo por ser mujer. Ella es brillante, no debe sentirse así. Antes, por solo el hecho de ser mujer no habría estado ahí y ahora puede aprovecharlo", contó la costarricense.

Chong, que fue portada de la revista Perfil en abril del 2016, es la fundadora de la red MenTe, que inspira a las mujeres a desarrollarse en los campos de la ciencia y la tecnología.

PUBLICADO: 02 de Febrero, 2017 AUTOR: