Casada a los 30 años

  • Conversemos

  •  

Tomé la decisión de casarme a los treinta y tanto pensando en estar viviendo la mejor etapa de mi vida. Una en la que me sentí segura y confiada en el ámbito profesional, económico y además de estar con una persona en una relación madura.

Considero que el matrimonio es amor, madurez, respeto, fidelidad, compresión, paciencia, es conversar, escuchar, sonreír, llorar y sobre todo luchar por la felicidad y puedo afirmar que lo he logrado junto a mi esposo, Jaikel.

Angélica Redondo y su esposo Jaikel Cavallini.
Angélica Redondo junto a su esposo Jaikel. FOTO: Cortesía Angélica Redondo ampliar

Una persona con la que me he complementado y con quién desde nuestro noviazgo, sabíamos que antes de casarnos teníamos que disfrutar del tiempo en pareja. Actualmente, tenemos un matrimonio estable y seguimos creciendo juntos en el plano personal y de pareja. Es un hombre que además de ser mi pareja, es un amigo y compañero de por vida.