Julieta Dobles ama con sus palabras

  • Conversemos

  •  

Joaquín es el nieto más pequeño de cinco. Sus risas inundan la sala-comedor de doña Julieta, patalea porque tiene hambre. “Aún no le he hecho su poema. Todos mis nietos tienen su poema”. Es su forma más genuina de demostrar el cariño.La poetisa le canta a Joaquín y le mueve los piecitos. Él se deshace en babas y ella en elogios; como dice un poema suyo: “hacemos el amor también con la palabra”. “La palabra es amor y la poesía, expresada en una forma hermosa, es amor para los demás. Creo que esa es una de las misiones que tiene el poeta, por algo una viene al mundo con un talento específico”.

Doña Julieta que recién fue galardonada con el Premio Nacional de Cultura Magón supo del premio por un periodista. Ese día iba camino a recoger a Santi, otro de los nietos. “Yo no sabía que ese día se anunciaba el resultado del Magón en el Ministerio de Cultura, ni siquiera sabía si me lo iban a dar. Me fui a Coronado y cuando iba de camino me llamó un periodista y me dijo: doña Julieta, felicitaciones. ¿Felicitaciones por qué? Porque acaban de anunciar que usted es la ganadora del Magón.. ¡Uy! yo me puse toda contenta”.

El Magón es el premio de cultura más importante que puede recibir una persona costarricense. La vida dedicada a la poesía de Julieta Dobles la hizo merecedora de este reconocimiento en enero pasado. “Tita, no sabía que eras tan famosa” fue lo que dijo Santi cuando vio en una trivia de Quien quiere Ser Millonario que su abuela era la respuesta correcta a la pregunta sobre cuál autora nacional tenía cinco galardones Aquileo Echeverría. Estos reconocimientos están colgados en el descanso de la escalera. Se acompañan de otros viejos y nuevos; algunos de este país, algunos internacionales. También hay muchas fotos: cuatro hermanas, cinco hijos y los nietos se asoman en los rincones de las repisas. “Mis hermanas me hicieron una fiesta, celebramos el premio, he tenido muchos agasajos. Como se da cuenta yo soy muy sociable, tengo muchas amigas. Tengo un grupo que se llama el club de la felicidad, estoy en la ACE (Asociación de Escritoras Costarricenses), en el grupo Poiesis, y un grupo de boleros. Por eso, no paro en la casa”.

Durante la entrevista, el jugo de mora que preparó Nidia, la mano derecha de doña Julieta, fue acompañado de algunos poemas. Uno sobre el mar, para su nieta Camila que falleció a los seis años. Las palabras se hacen olas en la voz de la poetisa. “Mi tarea es hablar de la poesía, concientizar a la gente de que la poesía es para todos y que sirve para todos, incluso curar un dolor, porque hay una catarsis cuando lee poesía... ayuda a sanar”.

P:¿Por qué la poesía?

J: Yo fui muy ratona de biblioteca desde chiquitita. Mi abuela y mi madre me dieron ese gusto por la lectura. Mamá era maestra y cuando yo tenía cuatro años,  me empezó a decir poemas. Ella era poeta, pero además de poeta era una magnífica declamadora. En aquel tiempo se usaba la declamación. Se usaba decir el poema con cierto tono y ceremonia, recalcando los sonidos.Mamá amaba a ciertos poetas: José Martí, Rubén Darío, Gabriela Mistral. Yo absorbí todo eso, me los aprendía. A los ocho años empecé a escribir poesía, hice el primer poema que era sobre los reyes magos. Empecé a escribir y ya no paré.

Después en el colegio, tenía mi cuadernito secreto con mis poemas a los amores platónicos, yo me enamoraba muy fácilmente de muchachos que ni me volvían a ver. En la adolescencia seguí con eso y en la universidad acudí al círculo de poetas. El poeta Laureano Albán estuvo leyendo mis textos, me dijo: “tenés talento pero estos poemas son anticuados”. Yo escribía rimado, todavía rimo, pero en aquel tiempo una de mis grandes influencias era Roberto Brenes Mesén. Entonces opté por contemporizar un poco mi voz. Agarré el cuaderno y en una ceremonia iniciática, lo quemé.Empecé con una poesía más moderna y a los dos años ya estaba publicando mi primer libro. Por eso soy poeta, por la gracia de Dios, como decía Lorca. Por la gracia de Dios o el demonio. 

Julieta Dobles con su nieto Joaquín.
FOTO: Ana Lucía Rodríguez ampliar

P: ¿Cómo hace un poema?

J: A veces ocurre un golpe de inspiración, pero son contadas las veces. Generalmente debe trabajarse. Uno tira en bruto el poema, ideas, imágenes. Luego empezás a armarlo y a mejorar. Ahí está la función de los talleres, lograr que la persona que está empezando a escribir aprenda a hacer eso. 

P:Además de poeta, ha dedicado muchos años a la enseñanza secundaria y universitaria ¿Cómo empató la poesía y la educación?

J: No se puede vivir de la poesía. En realidad ningún escritor vive de su obra a menos que se gane premios importantes en su madurez. Entonces yo le decía a mis estudiantes que el poeta tiene que ser un anfibio, el anfibio puede respirar fuera del agua y dentro; el poeta debe aprender a respirar de una profesión y a respirar de su obra que es lo que le da una gran satisfacción. Además, tiene que tener una carrera que sea más o menos compatible con la otra. Bueno, con la poesía casi todo es compatible.

Cuando entré a la universidad todavía habían test vocacionales, me salió que yo tenía dos talentos sobre otros: educación y la lengua. Era obvio que tenía que estudiar desde el principio para ser profesora de español, pero yo no quería ser profesora. Cambié varias veces de carrera, me fui por biología. Fui profesora de ciencias biológicas y di clases de secundaria por 15 años en el Colegio Vargas Calvo. Años después, tuve la oportunidad de entrar a Estados Unidos a un posgrado. La maestría me sirvió para entrar a la Universidad de Costa Rica, donde di clases durante 10 años.

"Tú pones los silencios auspiciantes,vestíbulo del ansia en tu sonrisa de muchacho con soles.Yo pongo la poesía."

P: ¿Considera que la poesía es una forma de asombro?

J: La poesía se nutre del asombro. El poeta que ya no se asombra de lo que ve, de la maravilla de la naturaleza, de la maravilla del alma humana, deja de escribir. Yo le digo a mis estudiantes que conserven, guarden y protejan el asombro ¿cómo proteger el asombro? No saturándose de tonterías o cosas violentas. Esas películas de crueldad y de violencia. Debemos seguir viendo la naturaleza como si fuéramos niños. 

P:¿Cómo podría describirse?

J: Soy una mujer que ama la vida. Esa es la verdad. 

PUBLICADO: 22 de Abril, 2014 AUTOR:

Etiquetas