Gina Castillo: Maestra de tequila

  • Conversemos

  •  

Gina Castillo es la Embajadora del Tequila Don Julio, para Latinoamérica y el Caribe. Esta profesional de mercado viaja alrededor del mundo destacando las propiedades del tequila, promoviendo el consumo responsable y regalando los mejores consejos para degustar este licor.“Este empleo ha sido la mejor decisión de mi vida porque me hace sentir muy orgullosa de mis orígenes. Es un privilegio representar un producto que es el símbolo de México”, dice Gina Castillo.

Si bien, en su trabajo se le llama embajadora, ella prefiere ser llamada educadora, pues su labor consiste en enseñar a consumir y disfrutar del tequila de alta calidad. Por ejemplo, llamó la atención a los costarricenses, quienes solemos tomar este licor en un shot rápido y acompañado de sal y limón. Asegura que esta forma de tomar el tequila se popularizó porque las primeras marcas eran de mala calidad. 

Embajadora del tequila
FOTO: Adrián Soto ampliar

“Esta manera de consumir el tequila se hizo famosa por marcas de calidades inferiores, cuyo sabor no era sabroso y la gente se toma el trago rápido y corta el sabor con el limón; sin embargo, cuando es un tequila bien hecho o es una reserva de lujo, se debe tomar despacio, hacer un maridaje y sentir los aromas”, recalca la mexicana. 

Según la especialista, en México se acostumbra acompañar el tequila con sangrita (mezcla picosa a base de jugo de naranja o de tomate y diferentes especias), se bebe alternando el tequila.

Así se toma un buen tequila y para que tenga el adjetivo “bueno”, debe haber sido elaborado con materia prima de excelente calidad. “En este caso con el tequila se tiene que hacer con la planta llamada agave azul y hay cinco estados en México donde se cultiva; de todos ellos, en Jalisco es donde crece el mejor agave”, asegura Gina. Además, es bueno saber que hay muchos tipos de tequilas para diferentes ocasiones. 

Los añejos se puede maridar con carnes o con comidas con mucho sabor; los extra añejos son ideales para acompañar postres; y el blanco combina mejor con carnes blancas o verduras.